Después de varias semanas de parate, el turf volvió a Río de Janeiro; en San Pablo, sobraron los nombres destacados

La vuelta de la hípica al Hipódromo da Gávea, en Río de Janeiro, y el despliegue de clásicos que se resolvieron en Cidade Jardim, San Pablo, fueron los hechos salientes de un fin de semana soñado para la hípica brasileña, donde, pese al ascenso importante de los casos de Covid-19, la normalidad se recobró prácticamente por completo en materia de carreras de caballos.

Sin ningún turno importante, pero con acción, el domingo el Cristo Redentor pudo volver a ser expectador de la lujo de toda la pasión del turf, toda una gran noticia para la región, sumergida en una crisis gigante a raíz de las suspensiones determinadas por cada país.

En Cidade Jardim, donde hubo actividad tanto viernes como sábado, se desparramaron 7 clásicos, 4 de ellos de grupo, destacándose en la apertura los grandes premios Presidente Guilherme Ellis (G2-1400 m, césped) y Presidente José de Souza Queiroz (G2-1400 m, césped), el primero para potrancas y el restante para potrillos.

Entre las chicas todo volvió a quedar en poder de las hijas de Courtier (Pioneerof the Nile) del Haras Cima, aunque ahora, a diferencia de lo que había sucedido hace unas semanas en el Grande Premio Presidente José Antonio Pamplona de Andrade (G3), fue Got Court la que terminó delante de Fast Jet Court, con 3/4 de cuerpo de diferencia entre ellas.

En el José de Souza Queiroz, en tanto, Izzi Bizzi (Put It Back) respondió a su favoritismo manteniendo su invicto al vencer por media cabeza y “otra vez” a Zabar’s (Redattore) y Oscar Winner (Pioneering), en un final para el infarto.

Bien temprano, en el inicio de la jornada, se disputó también el Grande Premio Presidente Augusto de Souza Queiroz (G3-1400 m, arena), para productos de 2 años y más edad, y donde Urso de Birigui (Kará de Birigui) (foto) respondió a su previo perfecto estreno al ganarle por terminantes 7 3/4 cuerpos a Le Courtier (Courtier), entre apenas 4 participantes.

El panorama jerárquico se completó con el triunfo de la potranca Cara Hermana (First American) en el Clássico Presidente Vicente Renato Paolillo (L-1300 m, arena) y el del potrillo Dashing Court (Courtier) en el Clássico Presidente Herculano de Freitas (L-1000 m, césped).

Ya en sábado, Cidade Jardim destacó en su programación al Grande Premio José Paulino Nogueira (G3-2400 m, césped), para yeguas desde los 3 años, donde la inmensa favorita Karol King (Rock of Gibraltar) se mostró intratable para doblegar por 4 3/4 cuerpos a Nefertite (Victory is Ours).

Un rato antes se resolvió el Clássico Adil (L-3000 m, césped), donde se produjo un hecho llamativo, pues la victoria fue para Mary Jane (T.H. Approval), reservada del Haras Phillipson y que fue conducida por Carlos Lavor, sobre el que pende una sanción provisional aplicada por el Hipódromo de San Isidro a raíz de su conducción sobre la montura de Nao da Mais (T.H. Approval) en el último Longines Gran Premio Latinoamericano (G1)… Como mínimo, llamativo.

Y ya que se habla del Latino, habrá que decir también que Eron do Jaguarete (Kodiak Kowboy), que animó la carrera continental, reprisó este sábado con una ajustada victoria por 3/4 de cuerpo sobre Ulrich Ralph (Bold Start) en la Prova Especial Quartier Latin (1600 m, césped).