De punta a punta, superó por 3/4 de cuerpo a Jack of Hearts en el Clásico Benito Lynch (G3)

LA PLATA.- As del Paraíso volvió a la velocidad y al triunfo. En su hábitat natural, el generoso hijo de Angiolo fue la gran figura del domingo del Bosque, quedándose sin discusión con el Clásico Benito Lynch (G3-1200 m, arena) y sacando pasaje con chapa de candidato hacia el inminente Clásico Ciudad de La Plata (G2), que el 19 de noviembre próximo consagrará al sprinter número 1 del medio.

El hijo de Angiolo y Magnética Llers (Llers Fitz) cumplió excelentes labores cuando siguió el proceso selectivo hasta la milla de la Polla de Potrillos (G1) de Palermo, pero más por la enorme calidad que porta que por sus características. Pero sus dirigentes observaron con acierto que ir más arriba no será fácil, que la salida estaba en recoger el barrilete y volver a pensar en tiros más reducidos. No es un caballo al que le guste demasiado varear As del Paraíso, y allí había otra razón para volver atrás; correr menos metros no demanda un entrenamiento exigente, no lo exprimiría más de lo necesario.

El resto lo hizo el crédito del Stud Destellos de Luna, dándole la razón a todo su equipo dominando de un extremo al otro el Lynch, una carrera dificilísima en la previa. Todo el recorrido lo persiguió Jack of Hearts (Stay Thirsty) cuyo valioso esfuerzo encontró como premio el segundo lugar, a 3/4 de cuerpo y tras una marca de 1m11s60/100, más que buena en una fecha de cancha poco elástica,

Lejos, a 5 cuerpos, Presagio Key (Key Deputy) completó la trifecta, con otros 3 largos de diferencia sobre el favorito Crisostomo Key (Key Deputy), que tuvo su peor actuación en mucho tiempo. Walter Aguirre condujo con su habilidad de siempre a As del Paraíso, criado por el Haras El Paraíso y que ahora ostenta un record de 6 triunfos en 12 salidas, con premios por 2.448.600 pesos.