La hija de Key Deputy volvió a La Plata y ganó de punta a punta el Handicap Haras Orilla del Monte, sobre un fangal

LA PLATA.- Para una yegua de las cualidades de Strong Key, haber quedado lejos en su dos salidas más recientes era una absoluta normalidad. En tren de recuperar la confianza, el entrenador Marcelo Berti “volvió a las fuentes”, apuntó al Handicap Haras Orilla del Monte (1100 m, arena pesada) y el resultado no podía haber sido mejor.

Está claro que bajaba desde los clásicos, pero se encontraba con una cancha complicada, un lote numeroso y parejo de rivales y el cargar 59 kilos, el segundo más alto del lote, pero la respuesta de la alazana fue una actuación dominante de un extremo al otro, corriendo rápido de abajo para evitar cualquier problema de tránsito que pudiera surgir y aguantando arriba cuando las atropelladas arreciaron.

Estuvo hábil el jockey Gonzalo Hahn sacando ventajas tempranas y ampliándolas al llegar la recta final. En ese tramo, cuando desde más atrás arrancaron Testarda (Roman Ruler, 57) y Magic Sam (Alrassaam, 58 1/2) el disco estaba al alcance de la mano y consiguió mantener ventajas de medio pescuezo y “otra vez”. El tiempo de 1m5s75/100 debe considerarse por demás positivo ante las condiciones del terreno, y más todavía después de establecer parciales de 22s79/100 y 46s41/100 para los 400 y 800 metros iniciales.

Sólo perdió una vez aquí la hija de Key Deputy, en la final de la Copa Precoces de 2019, gestión tras la que sobrevino una pausa de 9 meses. Antes había vencido en la clasificatoria y luego sumaría los clásicos Eusono C. Boni (L) y Raúl Lottero (L), para más tarde imponerse ante los machos en el Santiago Lawrie (G3) de San Isidro.

Criada por el Haras Firmamento, Strong Key, que representa a la caballeriza El Bata, tiene por madre a Strong Storm (Storm Surge), que ganó 5 carreras durante su campaña y también produjo al rendidor Zamba Strong (Campanologist), que se impuso en un par de competencias y fue cuarto en el Gran Criterium (G1), en el Juvenile (G1) de las Estrellas (G1) y en el Clásico Miguel Cané (G2). Su familia materna es la del crack Forli (Aristophanes), con base en el Haras Ojo de Agua.

Strong Key se reencontró con el triunfo en el fangal platense y vuelve a tomar impulso para pelear en los turnos más bravos de la velocidad. Con la cercanía del Clásico Ciudad de La Plata (G2), no sería una rareza que su gente piense en ir por la hazaña el 19 de noviembre próximo. El intento está por demás merecido.