Inactivo desde septiembre, el hijo de Mastercraftsman enfrentará cinco duros oponentes en la central del lunes porteño

Linda jornada de carreras la que aguarda este lunes en el Hipódromo Argentino de Palermo, con varias condicionales imperdibles, millones de pesos entre incrementos y pozos asegurados y un muy entretenido Clásico Blend (L), que ocupará el lugar más alto de la marquesina.

Pautado sobre 1400 metros en el césped y para caballos desde los 4 años bajo escala de peso por edad, propone el regreso al ruedo de Curioso Master, inactivo desde que en septiembre último estuviera a nada de quedarse con el Clásico Ecuador (G2) sobre la grama de San Isidro, escoltando desde apenas medio pescuezo a Hiper Happy (Cityscape), por delante del G1 Hole In One (Heliostatic).

De la caballeriza sudafricana Wilberbosdrift, el hijo de Mastercraftsman nunca compitió en el trazado interno de Avenida del Libertador y Dorrego, un datito extra que se suma el de su reprise y que agiganta la ilusión de Heavy Love (Manipulator), en los papeles, su principal adversario.

El caballo que corre para Herencia Tandil acaba de saldar el mal de ausencia con una excelente actuación en el norte, dando cuenta con mucha facilidad del G1 Expressive Smart (Expressive Halo) en el Clásico Austria (L), y ahora vuelve a la cancha donde en agosto se llevó el Clásico New Dandy.

Entonado por el triunfo del 2 años Don Kazako (Long Island Sound) en el clásico dominical platense, el Stud-Haras San Benito quiere seguir sumando en el plano jerárquico, ahora depositando sus esperanzas en Don Charo (John F Kennedy), al que siempre se le ha tenido mucha paciencia y que acaba de superar a Magnet Curl (Curlinello) en una condicional local.

Cerquita de cumplir los 9 años, Joy Filoso (Filoso Emperor) se ilusiona con un desarrollo más movido de lo recomendable como para permitirle brillar una vez más con su atropellada, mientras que J be Storm (J be K) está en un momento óptimo como para intentar dar la sorpresa. El rosarino Tradizionale (Hurricane Cat) tranquilamente puede volver al Independencia con el corazón contento…