Después de más de 9 meses de inactividad, el hijo de Freud ganó en la milla el Clásico Good Manners

El bueno de Mucha Chance tuvo una reprise de ensueño en el viernes del Hipódromo Argentino de Palermo, superando de la mejor manera todos los desafíos que le proponía el Clásico Good Manners, en la arena. No sólo la inactividad era un “pero” para el hijo de Freud, que también se enfrentaba con un adversario de fuste como el G1 Expressive Smart (Expressive Halo) tras pasar más de 9 meses fuera del radar.

La respuesta del zaino fue impecable, venciendo con autoridad y postulándose como un nombre de primer orden de cara a lo que será el Campeonato Palermo de Oro, que arrancará el mes próximo con el Clásico Otoño (G2), prueba que Mucha Chance ganó en su edición anterior.

Conducido por Wilson Moreyra, el pupilo de Eduardo “Lalo” Tadei no quiso entrar en roces tempranos y dejó que Expressive Smart y Francisco Goncalves “bebieran los vientos” al frente.  La tranquilidad del puntero duró hasta la parte final del codo, donde Mucha Chance se arrimo y se le puso a la par, desafiante. Así corrieron hasta llegar al derecho, cuando, después de cambiar de mano de forma casi imperceptible, el ganador pasó al frente para mostrar firmeza en sus brazadas hasta la meta.

De atropellada, Es Torrent (Sidney’s Candy) se quedó con la posición de escolta a 1 cuerpo, mientras que Expressive Smart se resistió guapo hasta los 200 para luego ceder y finalizar tercero a 1 1/2 largo más. Todo transcurrió en la aceptable marca de 1m36s11/100, sobre una cancha para nada voladora.

Cría del Haras Don Yayo (de gran viernes) y defensor de los colores del Stud Dap, Mucha Chance volvió intacto y ahora, ya con 6 años bien entrados, aspira a tener el protagonismo en los G1 que su salud le negó cuando el año último  parecía tener a tiro ese objetivo…