Luego de más de cinco meses de inactividad, ganó con 61 kilos el Handicap Solazo, en Palermo

Más auspicioso no podía ser el regreso a la acción de la generosa Queen Liz tras más de cinco meses de inactividad. Cargando el exigente peso máximo de 61 kilos y prácticamente de un extremo al otro, la hija de Lizard Island se quedó con el Handicap Solazo (1000 m, arena), la otra prueba por encima del nivel común que incluyó la jornada de este lunes en el Hipódromo Argentino de Palermo.

La zaina de Rubio B. había salido de circulación luego de batir por medio cuerpo a Crazy Party (Luhuk, 58 1/2) en el Clásico Venezuela (G2), y fue justamente esa misma rival la que volvió a llegar a sus patas ahora, aunque la diferencia se amplió hasta los 2 largos, con el detalle de que todo transcurrió tras estupendos 55s37/100, apenas 1/100 por encima de lo que le tomó un rato antes a Jack of Hearts (Stay Thirsty) quedarse con el Clásico Estados Unidos de América (G3).

A despecho del lastre, Queen Liz salió desde temprano a jugarse con la victoria, moviéndose en parecida línea que la siempre bien predispuesta Vía Vía Circle (Lion’s Circle), aunque con “ventajas” en la impresión. Ya de los 500 metros en adelante la ganadora empezó a dominar y desde los 250 remató con solidez. Crazy Party, abierta, intentó alcanzarla, pero debió conformarse con terminar segunda, 3 cuerpos por delante de Lake Waterfall (Anjiz Lake, 59), con Vía Vía Circle en cuarto al anca.

Criada por La Pasión, Queen Liz demostró que está entera y lista para afrontar los difíciles desafíos que le esperan en el plano gradual Con 4 años, sólo se cayó del segundo lugar en el último Gran Premio Suipacha (G1), con una campaña que ahora exhibe siete primeros y cuatro segundos sobre 12 presentaciones. Para ponerla en un cuadrito.