Tras pasar por varias fechas, cuando quedó “radicado” el 1 de mayo, sobre 2000 metros y rodeado de G1, encontró su espacio

El Gran Premio República Argentina (G1) está a la vuelta de la esquina. Llega una nueva versión de la carrera más importante de la temporada en la arena de Palermo para los ejemplares adultos. Hoy un éxito, justo es recordar un poco de su historia, que pasó por todas las etapas posibles hasta encontrar su formato actual.

Instituído en 1979 para reemplazar en el calendario al Gran Premio Carlos Pellegrini (G1) cuando este regreso al césped de San Isidro, tras la reapertura del coloso del norte, “el República”, como se lo conoce popularmente, encontró una bisagra cuando se tomó la decisión de reducir su distancia a 2000 metros para la versión de 2007, acción muy discutida en su momento pero que debe ser considerado un acierto enorme a la luz de los resultados, que potenció una prueba que estaba por el piso, incluso, con riesgo de desaparecer.

Se corrió en enero y también en abril, pero cuando encontró fecha fija el 1 de mayo y se lo rodeó de un festival de grupos uno, la carrera tuvo su formato definitivo y olvidó esas tardes de tribunas vacías para rotar y vivir fiestas gigantes, con una afluencia de público que lo transformó en una fecha icónica de estos tiempos. 

Originalmente planteado sobre 3000 metros, bajó a 2500 para 1992 hasta tomar su formato actual, tiene en su lista de ganadores nombres fuertes, sensibles, de esos que el turf nacional guarda en la memoria con cariño. Fue Habanico (Hawaiano) el que se llevó la versión inaugural, para que luego Propicio (Dorileo), Babor (Dancing Moss), New Dandy (New Noble) y Mat Boy (Matún) hilvanaran una sucesión de ganadores fantásticos.

El Asesor (Cipayo), Oversea (Salt Marsh), el invicto Fain (Dancing Moss), la sorpresiva victoria de Hidalgante (Practicante) y las consagraciones de Larabee (Babor), el crack Ultrasonido (Noble Quillo) y Romanee Conti (Saint Sever) se sumaron a la lista antes de que en 1992 Oceanside (Babor) se quedara con una de las versiones más poderosas.

El República Argentino fue ganador sólo en dos ocasiones por caballos extranjeros. El hielo lo rompió el chileno Cayumanque (El Morgón) en 1993, y luego, en 2007, el uruguayo Potri Flash (Potridoon) repetiría su hazaña, ratificando su gran campaña en Maroñas y que lo había visto secundar al enorme Invasor (Candy Stripes).

Azagal (Ahmad) y Potridoon (Potrillazo) le dieron doblete a Tori, Pablo Falero y Juan Carlos Maldotti en 1994 y 1995, para que luego se lucieran Cóndor Cal (Hesical), Alpino Fitz (Fitzcarraldo), Lazy Lode (Lode) y Desirable (Equalize), otra de las grandes sorpresas de la historia. Sei Mi (Potrillazo), Maipo Fitz (Fitzcarraldo), Dr. Ciro (Engrillado), Rey Rex (L’Express), Mr. Redford (Numerous) y Roots (Petit Poucet) redondearon la “prehistoria” del República actual.

Desde entonces, Badajo (Roy), el mencionado Potri Flash, Eyeofthetiger (Tempranero), Calidoscopio (Luhuk), Lingote de Oro (Orpen), Star Runner (Southern Halo), Expressive Halo (Halo Sunshine), Di Giorgio (Star Dabbler), Mystery Train (Not for Sale), Río Vettel (True Cause), El Margot (El Garufa) -en doblete…- y Logrado (Manipulator) conquistaron el trofeo.

De los jinetes en actividad, Pablo Falero es el que más veces venció, montando a los mencionados Azagal y Potridoon, pero también a Rey Rex y Calidoscopio, mientras que el entrañable Ernesto Romero sobresale entre los cuidadores, habiendo entrenado a Maipo Fitz, Mr. Redford, Lingote de Oro y Star Runner.

Babor y Potridoon fueron los únicos ganadores del República que luego como padrillo produjeron a un vencedor en la carrera, y también varios nombres se lucieron en el exterior tras hacerlo en Palermo, como los de Mat Boy, Lazy Lode, Sei Mi y Calidoscopio.

El República Argentina ya se divisa en el horizonte y su historia con vaivenes disfruta de una actualidad envidiable.

Diego H. Mitagstein