A pesar de vivir algo de zozobra en la curva al costarle doblar, en la recta fue contundente para batir por 2 1/2 cuerpos a Ever Johnny

El Especial Luis Bonetto, incluído hace un par de temporadas dentro de la tradicional fiesta porteña para los caballos con actuación en el interior del país hace un par de temporadas, y en honor al entrenador venadense, tuvo en el santafecino Froom un más que interesante ganador.

Abierta para todo caballo desde los 3 años y sobre 1400 metros, la carrera vio al pupilo de Atilio Mirón imponerse con solidez, incluso, aún a pesar de haberle costado doblar el codo, tanto que Juan P. Paolini, su jockey, debió mostrarle la fusta para que no se abriera más de lo que lo hizo y dejar allí todas sus oportunidades.

Sobre un fangal, el alazán de 510 kilos nunca corrió demasiado lejos del puntero Ever Johnny (John F Kennedy), que llegaba desde La Punta, San Luis, con antecedentes por demás interesantes. Ya en la recta, y superada la zozobra en la curva, el ganador atacó de firme, con paso parejo, más que mostrando un gran cambio de ritmo.

Por los 400 metros se puso a tiro y unos segundos después ya había pasado al frente, separándose hasta establecer 2 1/2 cuerpos de ventaja sobre el propio Ever Johnny, que mantuvo con guapeza la posición de escolta ante el vendaval de atropelladas. El tiempo de 1m25s23/100 fue aceptable sobre una cancha bravísima.

Preparado por Atilio Mirón, y tercero en el Hipódromo de Las Flores en su actuación anterior, Froom es un hijo de Holy Boss y En Exceso (Easing Along), criado por Endrigo Gennoni en su Haras El Wing y que representa a la caballeriza Reto del Desierto.

De 3 años y nieto de la recordada Mystify Me (Lode), ganadora del Clásico Omega con la chaquetilla de El Wing, Froom deberá confirmar en el futuro sus cualidades, ahora ante rivales de otro valor y más roce.