El jockey se llevó los 3 clásicos históricos del mitín del Gran Premio Dardo Rocha (G1) y consolidó su figura como el mejor del momento

LA PLATA.- La gran jornada del Dardo Rocha (G1) en el Hipódromo de La Plata tuvo una figura indiscutida en Francisco Leandro, el jockey brasileño que ganó 3 de las 4 pruebas que componen el mitín del 19 de noviembre, las históricas, las de siempre. En otro hito para una temporada que lo tuvo todo para el profesiona, primero se sacó la foto con Rudy Trigger (Cosmic Trigger) en el Clásico Ciudad de La Plata (G2), luego se llevó el Gran Premio Joaquín V. González (G1) con Don Empeño (Exchange Rate) y cerró la pierna de fotos inolvidables en las riendas de Zuran Zuran (Remote) para quedarse con la prueba insignia.

Líder en la estadística de los eucaliptos, y también en las de Palermo y San Isidro, Leandrinho estuvo con todas las luces prendidas, para ganar corriendo adelante, en el medio del pelotón o desde bien atrás, en una nueva demostración de su talento y de porqué es el mejor de la actualidad en el país. 

«Me siento un privilegiado por lo que me tocó vivir hoy, es una felicidad inmensa. Hay que ser profesional y cumplir con la gente que me confía. Doy siempre lo mejor de mí, y aunque a veces las cosas no salgan como uno quiere no hay que aflojar. Esto no se termina hoy y hay que seguir trabajando para que siga la buena racha», sostuvo al finalizar su raid victorioso ante los micrófonos de Daniel Sinegub el brasileño, mientras recibía mil y un saludos y exhibía una nueva copa en sus manos.

Cuando se le pidió una declaración sobre el triunfo de Zuran Zuran, fue generoso en sus conceptos: «Fue una carrera muy disputada, que sabíamos que era muy difícil. Pero el caballo llegaba muy bien y pudo vencer a otro grande como Miriñaque, pese a que por los 400 metros se puso complicado. Estoy contento y muy agradecido a todos los que me apoyaron en toda esta tarde que fue maravillosa».

Un rato antes, el profesional se había llevado con Don Empeño el González, y al respecto opinó:  «Con Don Empeño se hizo un trabajo estupendo, llevándolo a su mejor momento y ahora consiguió el triunfo de G1 que merecía. Siempre vino cómodo y de los 600 metros en adelante cuando lo busqué respondió bárbaro. Desde que empezó demostró ser bueno, pero se hizo, maduró y encontró su lugar en el mundo acá en La Plata».

Francisco Leandro tuvo una tarde inolvidable en La Plata, transformándose, sin dudas, en la gran figura.