Portando 61 unidades, el hijo de Santillano guapeó para quedarse con el Handicap Kendal, en la recta de césped

Lhttps://www.youtube.com/watch?v=lA7x1bEe8qMa seguidilla de triunfos de Yacaerán no se detiene y sumó un nuevo capítulo, el sexto consecutivo, en el Handicap Kendal (1000 m, césped), la primera de las dos carreras por encima del nivel común que incluyó la jornada del miércoles en el Hipódromo de San Isidro.

El tordillo le puso el pecho a los exigentes 61 kilos que debió cargar y guapeó de lo lindo arriba para llegar a destino con los boletos de la amplia mayoría (pagó $ 1,55) superando por medio pescuezo y media cabeza a Catanazo (Hurricane Cat, 52 1/2) y a León Americano (Zensational, 56), tras 57s96/100 en cancha normal.

Conducido como siempre por Jorge Peralda, el defensor del Stud Inclusión salió a correr cerquita de su compañero Santos Davos (Sebi Halo, 59 1/2), que por el centro de la pista se hizo de la delantera. Sin embargo, por dentro, mejoró Tan Brujo (Storm Embrujado, 57) para asumir la vanguardia por los 600 metros.

Yacaerán siempre se mantuvo cerca y ya por los 150 metros había dado cuenta del líder. De allí en adelante todo se trató de resistir para el pupilo de Fabián David que, con clase, contuvo las arremetidas de Catanazo y León Americano, mientras Tan Brujo y Santos Davos se desinflaban hasta terminar cerrando la marcha.

Criado en el Haras La Valkiria, la cabaña de Alfredo Farioli en Santa Fe, Yacaerán sólo perdió en su primera salida para David y el Inclusión -por aquél momento defendía los colores del Stud Don Cristóbal-, para luego dar inicio a una serie que se extiende.

Sumó dos condicionales -una de ellas en el plano de las categorías alternativas-, para después quedarse con el Clásico Asociación Argentina de Fomento Equino (L), el Clásico Veloces de la Recta Azuleña, el Handicap Phoenix y, ahora, el Kendal, totalizando 7 triunfos en 22 salidas y premios por 7.486.074 pesos, en un verdadero campañón.

A nadie puede extrañar la habilidad en la velocidad de Yacaerán, pues tiene por padre al Campeón Sprinter Santillano (Easing Along), en Aquit, una madre Posse (Silver Deputy) con abuela Rubiano (Fappiano), lo que es sinónimo de corta distancias a nivel mundial. Mezclando esa genética con sus condiciones, el tordillo sigue imparable y ganarle parece cada vez más difícil.