La carrera más importante de la Breeders’ Cup propone un espectáculo de altísimo nivel y que consagrará al campeón

LEXINGTON, Kentucky (Especial para Turf Diario).- La última y única imagen del Breeders’ Cup Classic (G1-2000 m, arena, US$ 6.000.000 de bolsa) en Keeneland es inolvidable, con el inigualable American Pharoah alcanzando el Grand Slam en 2005, después de haber cortado la racha de casi 40 años sin que el turf de los Estados Unidos tuviera la posibilidad de disfrutar de un triplecoronado.

Inevitable resulta volver el tiempo atrás a sólo unas horas de que la carrera más importante de las 14 que conforman la serie maravillosa disfrute su versión número 37, la segunda en el bellísimo recinto de esta ciudad, aunque sin público en las tribunas.

Desborda de calidad el Classic, con lo mejor a disposición esperando para ingresar en los partidores y luchar por un triunfo que, muy probablemente, proyecte a su ganador hacia el Eclipse Award como Caballo del Año en los Estados Unidos.

Serán sólo 10 los participantes esta vez, con el orgullo para Sudamérica y para la Argentina de que uno de los máximos candidatos guarde genética de la nuestra. Tom’s d’Etat (Smart Strike), de él se trata, tiene por abuela a Candy Cane (Ride the Rails), una propia hermana del único Candy Ride y con familia del Haras Abolengo. Con la “charada” de competir con chaquetilla celeste y blanca, el veterano puede tranquilamente dar la sorpresa reprisando luego de poco más de tres meses de inactividad, pues se despidió llegando tercero en el Whitney Handicap (G1) de Saratoga donde venció Improbable (City Zip), el favorito del morning-line, con el detalle de que Tom’s d’Etat tuvo una largada espantosa.

Ese día el alazán de Bob Baffert ratificó lo que venía de hacer en la Hollywood Gold Cup (G1) y anticipó lo que sería su posterior conquista en el Awesome Again Stakes (G1), para redondear una serie de lauros de máxima escala que lo llevaron a comandar la consideración general. Baffert tendrá otros dos guerreros fuertes en el Classic. El campeón Maximum Security (New Year’s Day) y el potrillo Authentic (Into Mischief), ni más ni menos que el Derby Winner 2020… La pierna del platinado preparador es infernal.

A todos ellos desafía Tiz the Law (Constitution) (foto), para muchos el mejor tres años de la generación y que buscará aquí regresar a la senda del éxito tras caer ante el mencionado Authentic en el Kentucky Derby (G1). Dueño del Belmont Stakes (G1), del Florida Derby (G1) y del Travers Stakes (G1), la corta recta de Keeneland puede ser una clave para que redondée una temporada casi perfecta.

Entre los mayores también sobresalen Global Campaign (Curlin) y el tordillo Tacitus (Tapit), 1-2 en el Woodward Handicap (G1) de Saratoga, separados por 1 3/4 cuerpo. El primero escaló aquella tarde hasta donde nunca antes había llegado, mientras que el caballo de Juddmonte Farms luego correría la Jockey Club Gold Cup (G1) de Belmont Park para terminar tercero dal ahora ausente Happy Saver (Super Saver).

La campaña de Be My Standards (Into Mischief) es soberbia, pero le falta una victoria de las grandes para decorarla. Viene de imponerse en el Alysheba Stakes (G2) de Churchill Downs y antes había escoltado a Improbable en el Whitney. Cualquier descuido de los más creídos puede ser aprovechado por el zaino al que montará Gabriel Sáez.

Higher Power (Medaglia D’Oro) es un californiano de G1 y de experiencia amplia, mientras que Title Ready (More Than Ready) parece estar un tanto excedido en el nivel por sus 9 adversarios en el Classic.