Cuidadores, jockeys, personal de caballerizas y demás integrantes de la industria se autoconvocaron para pedir la vuelta de las carreras y el pago de los premios adeudados

LA PLATA (Especial para Turf Diario).- Más allá de las declaraciones vertidas este miércoles en el programa de radio El Derby por Teresa García, Ministro de Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, este jueves las bases del turf platense se movilizarán este viernes hacia la Gobernación para reclamar el regreso de la actividad a la pista del Bosque y el pago de los premios atrasados.

Con el preparador Nahuel Orlandi (h.) como uno de sus organizadores, la marcha partirá a las 11,30 desde los 400 metros y será la primera del sector desde el corte de las carreras cuando se lanzó la cuarentena nacional por el brote de Covid-19.

Asimismo, muchos integrantes de la familia hípica de los eucaliptos se mostraron frustrados y sorprendidos tras conocerse que las autoridades del hipódromo y los gremios -salvo Propietarios- tuvieron este miércoles una reunión sobre la que no se conocieron demasiados detalles.

La falta de comunicación -una constante en la dirigencia turfística argentina- sería uno de los motivos principales del disgusto. “Pareciera que lo manejan todo entre ellos como si nosotros no tuviéramos nada que ver o como si no fuéramos parte”, se escuchó.

El grupo de propietarios, jockeys, cuidadores, personal de caballerizas y otros actores de la industria que realizarán la movilización argumentan con mucho de lógica que las carreras son el sustento para miles de familias en la ciudad y que la crisis que se desató en el sector llevó a muchos a una situación desesperante.

La medida no deja de ser polémica, ya que una marcha, por más organización que tenga en materia de salud y distancia social, rompe el protocolo sanitario y la cuarentena.

La propia Teresa García comentó -como se expresa por separado en esta misma edición- que no ve con buenos ojos las movilizaciones en estos tiempos, pidiendo además responsabilidad a las partes. Obviamente, la Ministro de Gobierno tenía información al respecto de lo que se estaba organizando.

Más allá de la legitimidad del reclamo, la única verdad es que el turf está en bancarrota y a las puertas de una crisis terminal, que puede dejar fuera de la industria muchísima gente.