Al mantenerse la cuarentena, Phumelela Gaming, el grupo que maneja la mayoría de los hipódromos allí, se debate entre un rescate o presentar la liquidación voluntaria

El brote de Covid-19 dañó profundamente a las distintas hípicas del mundo. La detención de la actividad en los diferentes hipódromos generó crisis de diferentes magnitudes, con países que se han podido recuperar o mantener casi milagrosamente y otros que han caído a un pozo del que les está resultando casi imposible salir.

Precisamente en este último grupo se incluye a Sudáfrica, que pasó de tener la ilusión de llegar a mayo recuperando las carreras de caballos a enfrentar la bancarrota, tal como comunicó este lunes Phumelela Gaming, la empresa que opera la mayoría de los hipódromos allí.

Ante los reportes que indican que el deporte podría permanecer cerrado por otras cuatro semanas, la entidad indicó que muy probablemente necesitará de un rescate financiero. El país entró en la etapa cuatro de su cuarentena la última semana y se pensaba que, a esta altura, ya iba a ser posible que los caballos pudieran volver a correr, pero ahora la National Horseracing Authority (NHA) indicó que recién sería en el paso siguiente cuando podría pensarse en el regreso, siempre teniendo en cuenta en qué forma responda la población al Coronavirus.

Competencias de la importancia del Horse Chestnut Stakes (G1), el South African Derby (G1) y el South African Oaks (G1) habían sido programadas en un principio para el el sábado último y para el 10 de mayo, pero ahora, ante tanta duda, existe el miedo de que vayan a tener que ser excluídas del calendario clásico de 2020.

“Habíamos reprogramado las tres pruebas, pero ante el escenario que finalmente se dio y que no nos permitió volver a la acción deberán darse conversaciones en la industria para así analizar lo que sucederá con el pattern races esta temporada”, comentó Patrick Davis, Ejecutivo de Carreras de la NHA.

Este lunes, Phumelela (que opera, entre otros, los hipódromos de Turffontein y Vaal) reveló que para los primeros seis meses del año las pérdidas serán de alrededor de 6,1 millones de dólares, más del doble de lo que se registró en el calendario anterior en ese mismo punto.

Una comunicación del grupo indicó que: “El grupo está operando bajo condiciones onerosas, muchas de las cuales han tenido su influencia en la suspensión de las carreras por el brote de Covid-19. Phumelela está buscando negociaciones en el corto plazo con la comunidad hípica para buscar una solución para la situación para el deporte y y también soluciones comercialmente sustentables. Ahora analizamos si el grupo de negocios puede ser rescatado o pensar en una liquidación voluntaria”.