El campeón velocista vigente se cruza con Art Show, Springdom y Sweetest Dream en el gran premio de la corta

El festival de grupos uno del sábado en el Hipódromo de San Isidro arrancará con al carrera que consagrará al mejor velocista de la temporada. Se trata del Gran Premio Félix de Alzaga Unzué (1000 m, césped), donde las esperanzas se multiplicarán por 23.

La sola cifra alcanza para dar una idea de lo difícil que será todo en la poblada recta del norte, la misma que hace doce meses recorría vencedor Elogiado (Archipenko), que buscará defender su título de la mejor forma y con Pablo Falero en sus riendas. Si bien el hijo de Archipenko no colmó las expectativas en el Clásico Ciudad de La Plata (G2), el regreso a un trazado que le viene de maravillas y las condiciones para que se de un desarrollo endemoniado, pueden guiarlo hacia el double-event, una situación que jamás se vivió en la historia de la competencia.

Claro, el camino lejos estará de ser un lecho de rosas, con rivales por los cuatro costados, entre ellos, Art Show (Endorsement), al que supo vencer por última vez en el Estrellas Sprint (G1) de mitad de temporada. El alazán preparado por María F. Alvarez y Walter Suárez llega agrandado después de quedarse con el Gran Premio Maipú (G1), y con sed de revancha, claro…

Bien abierta arrancará la referente máxima de las cortas en el rubro femenino: Sweetest Dream. La hija de Sebi Halo dio espectáculo hace unas pocas semanas cuando se llevó el Clásico La Troienne (L) al galope y esta vez tratará de saldar una deuda de su campaña: vencer a los machos.

William Pereyra reemplazará a Pablo Falero en las riendas del promisorio potrillo Springdom (Sebi Halo), que luego de prácticamente arrasar en las condicionales corrió espectacular en el Maipú, dando ventajas ante una partida desafortunada y secundando desde 2 1/2 cuerpos al mencionado Art Show. Desembarca sobre el césped y habrá que ver si se comporta allí de la misma manera en que lo hace en la arena.

Otras dos yeguas aparecen con buena oportunidad de tener una labor importante. Se habla de las experimentadas Princesa Lake (Anjiz Lake) y Queen Liz (Lizard Island), con roce de sobra e intensidad llamativa.

Poco y bien corrió hasta aquí Shenazar (Orpen), que enfrenta el turno más bravo de su vida después de reprisar ganando en excelente estilo una condicional, y al cordobés Tarsino (Violence) habrá que darle una nueva oportunidad después de haber hecho un “papelón” en el Maipú, cuando terminó último cargando -o, hundiendo, mejor dicho…- los boletos mayoritarios. Ese día lo suyo fue demasiado malo para tomarlo como válido…