En su regreso a la acción, el campeón se quedó ajustadamente con el Clásico Cyllene (G2)

Así como Village King (Campanologist) sacó a relucir toda su calidad para ganar el Clásico Progreso (G3), el campeón Elogiado también apeló a su categorías superior para volver al ruedo con un triunfo en el Clásico Cyllene (G2-1000 m, césped), la carrera en la que había sido segundo en la versión de 2018.

Sobre la misma recta del Hipódromo de San Isidro en la que se había despedido a mediados de diciembre secundando a Springdom (Sebi Halo) en el Gran Premio Félix de Alzaga Unzué (G1), el hijo de Archipenko y Ellie (Not for Sale) ratificó que en la recta está su mejor negocio, ahora para vencer por pescuezo, pescuezo y medio pescuezo a Shamgar (Catcher In the Rye), Hosarsiph Joy (Fortify) y Sansón Greeley (Horse Greeley), que “se le fueron al humo en los metros finales”.

Con Octavio Arias en sus riendas, esta vez Elogiado dominó bastante antes de lo usual, no tan sobre el filo del disco como solía pasar cuando Pablo Falero estaba en sus riendas. Una vez adelante se separó un tanto del grupo y esa diferencia le alcanzó para mantenerse hasta la meta, la cual traspasó al cabo de 55s35/100.

En su primera salida bajo la preparación del joven Marcos Roberti, el caballo de Santa Elena consiguió, a los 7 años, su éxito número 16 sobre 40 presentaciones, llegando a los 7.249.931 pesos en premios. Lejos ya de las pruebas en tiros superiores, ahora Elogiado enfocará en el Gran Premio Suipacha (G1), dentro de unas pocas semanas, una carrera que sólo corrió en 2018, cuando terminó séptimo. Sin reprise de por medio, y echando mano a su clase, habrá que ganarle…