Confirmando una evolución impresionante, la hija de Catcher In the Rye fue terminante para llevarse el preciado trofeo

En una etapa de crecimiento permanente, la cuatro años Elvas se abrazó a la gloria del Gran Premio Copa de Plata (G1-2000 m, césped), dándole otro gran triunfo en un año de cosecha formidable a la dupla integrada por el entrenador Jorge Mayansky Neer y el jockey Cruz Villagra.

En una carrera competitiva al máximo, la hija de Catcher In the Rye y Gran Oleada (Grand Slam) definió la historia con una contundencia inesperada, en el que fue su primer intento sobre los dos kilómetros, tras dar señales positivas hace algunas semanas venciendo en el Clásico Carlos P. Rodríguez (G2), pero sobre una milla.

A Elvas le costó 6 actuaciones salir de perdedora y dos de sus tres primeros triunfos llegaron dentro del plano de la categoría opcional, la B de las comunes. Sin embargo, tras el corte por la pandemia su salto de calidad y hacia la cima fue realmente asombroso, cayendo sólo cuando reprisó en el Clásico Contraventora para luego ya ser imparable.

La ganadora encontró un desarrollo a la medida de su plan, pues la potranca Forty Cinque (Ecólogo) y la favorita Miss Eder (Equal Stripes) imprimieron un ritmo fuertísimo adelante, y que ambas terminaron pagando caro. Villagra, mientras adelante volaban, aguardó en el medio del grupo hasta que los parciales hicieran su trabajo.

Cuando llegó la recta al equipo de Elvas se le hizo agua la boca. Su acción era avasallante y se notó que su jockey no quiso apurarse; el repecho de San Isidro tiene sus bemoles. Pero por los 400 metros, cuando ya la Copa de Plata entraba en terreno de definición, la zaina pasó de largo y abrió ventajas que se harían indescontables para la atropellada de Fanciful (Heliostatic), a la que le costó encontrar el lugar justo para entrar en escena, perdiendo segundos vitales.

Finalmente, Elvas llegó a la meta con 2 cuerpos de ventaja sobre Fanciful, mientras Blue Stripe era la única potranca que lograría terciar, cruzando tercera y a otro largo y medio, delante de Joy Velika (Fortify), todo tras 2m1s84/100.

Poco se vio, en cambio, de Bellagamga (Grand Reward) y Sankalpa (True Cause), entre las candidatas en la previa y que apenas consiguieron terminar novena y décima, quedando en el debe por todo lo bueno que habían hecho antes. Miss Eder, en tanto, fue décimo segunda, lejos de esa yegua demoledora que venía exhibiéndose en la arena de Palermo.

Elvas aportó un festejó que se extenderá por varios días en el Haras La Madrina, el emprendimiento de Horacio González que por primera vez produce un ganador en el máximo nivel, con apenas un puñado de años trabajando en la industria del turf.

La Copa de Plata encontró en Elvas una muy justa ganadora, confirmando una evolución realmente llamativa de su parte y alterando un raking de las yeguas en la distancia que durante todo el año vino mostrando nombres diferentes a la cabeza.