Cargando el peso máximo de 59 kilos, la hija de Manipulator criada por el Haras Chenaut se impuso en el Handicap Spiny

Aquél viejo dicho burrero de que kilos son medallas se hizo sentir en el Handicap Spiny (1000 m, arena normal), la prueba más interesante de la floja reunión que ofreció este lunes el Hipódromo Argentino de Palermo.

Cargando el peso máximo de 59 kilos, Elveda se reencontró con la victoria e hizo que la tercera fuera la vencida sobre la arena de Avenida del Libertador y Dorrego, tras haber desarrollado su campaña mayormente entre las dos canchas del Hipódromo de San Isidro.

Ganadora de grado, la hija de Manipulator criada por el pujante Haras Chenaut fue bastante olvidada en el totalizador (terminó pagando $ 7,10) pero, a la hora de la verdad, su categoría fue imparable. Con Eduardo Ortega Pavón en sus riendas, la zaina hizo lo que mejor sabe: correr de la suelta hasta el disco.

Si bien en el disco terminó ganándole por 2 1/2 cuerpos a Mar de Flores (Master of Hounds, 54 1/2), Decímelo Al Oído (Decilo, 55 1/2) la exigió hasta la última cuadra, planteándole una pelea mano a mano que por un buen rato tenía final incierto, hasta que, claro, la ganadora se pudo desprender.

Atropelló por dentro Mar de Flores para ser segunda, con Greeley Parade (Horse Greeley, 55 1/2) aprovechando el cansancio de Decímelo Al Oído para completar el podio a 3/4 de cuerpo y con idéntico margen sobre esta última, todo tras la buena marca de 55s17/100.

Preparada por Nicolás Martín Ferro en el Campo 2 de San Isidro, y portadora de la chaquetilla del Stud Ilusión II, de Rosario, Elveda llegó a su octavo éxito por total, habiendo competido en 32 ocasiones, caminando ya hacia sus 6 años, acumulando en premios casi 15.000.000 de pesos, indexados, una fortuna.

De esos 8 trinfos, el que logró este lunes fue el cuarto por encima del nivel común para la notable velocista, que antes había sumado los clásicos Ocurrencia (G3) y Telescópico, además del Handicap Fitzcarraldo, sin contar una pila de arrimes.

Generosa, valiente, veloz, Elveda fue la figura de la tarde en Palermo, volvió a la victoria y, por lo que se vio, no será su última sonrisa…