El hijo de Easing Along ganó de punta a punta un Handicap Resuello que tuvo golpes de lo lindo

En las carreras de recta de Palermo se puso de moda “matarse” en las largadas. Ya es recurrente ver como abundan los golpes, con caballos que van para adentro y para afuera como si no tuvieran jockeys. Obviamente, en un trayecto tan corto, de explosión, aquellos que se mantienen ajenos a los tortazos sacan ventaja, aún largando casi cayéndose, como fue el caso de Emblem Three (Easing Along, 58 kg.), el ganador que tuvo este lunes el Handicap Resuello, disputado sobre los 1100 metros de arena.

En un momento óptimo de rendimiento, a sus avanzados seis años, el hijo de Easing Along y Embrasable (Equalize) alcanzó una regularidad envidiable y que le está permitiendo destacarse seguido. Hace sólo un puñado de meses había vencido en el Clásico Telescópico, en San Isidro y de codo, y ahora volvió a festejar en el plano mejor rentado.

De punta a punta se impuso el crédito del stud mendocino Príncipe Nahuel, que llegó a la meta con 2 cuerpos de ventaja sobre Charruzca (Filoso Emperor, 52) mientras Storm Rider (AP Candy, 56) era tercero a otros 2 largos, todo tras 1m2s82/100.

Cría del Haras Abolengo, y preparado por Fabián David, Emblem Three llegó a su sexta victoria en 21 salidas y está aprovechando al máximo la mano que le viene dando la salud, la misma que de potrillo no le permitió cumplir con las ilusiones que generó temprano.