El ganador del Rocha y el héroe Latinoamericano se miden en los 2000 metros porteños, abriendo el Campeonato de Oro

Un sábado espectacular y con carreras espectaculares es el que se aguarda para hoy en el Hipódromo Argentino de Palermo, con la apertura del Campeonato de Oro como paso más trascendente. Serán poquitos en los partidores del Clásico Otoño (G2-2000 m, arena), pero entre ellos se cuentan a dos de los mejores caballos adultos del momento, como para garantizar que la cuota de calidad estará ampliamente cubierta.

Chocan los buenos de Tetaze (Equal Stripes) y de Emotion Orpen (Orpen), y la recomendación es no perdérselo. Calidad y antecedentes le sobran a ambos, que tratarán de mantener su status y ya mirando de reojo los G1 que se vienen aquí: el Gran Premio de Honor (G1), el Gran Premio República Argentina (G1) y, ya un poquito más lejos, el Gran Premio Estrellas Classic (G1).

Tetaze, que estrenará a William Pereyra en sus riendas tras la desvinculación de Gustavo Calvente como jockey del Stud Juan Antonio, socio junto con Egalité de 9 en el zaino, tiene todas las ganas del mundo de volver a tutearse con el disco, a casi un año de haber vencido en el Longines Gran Premio Latinoamericano (G1) de San Isidro.

Reprisó siendo cuarto en el Gran Premio Carlos Pellegrini (G1), aunque “sangrando”, según indicó el reporte de los comisarios del norte. Volvió a la carga en el Gran Premio Miguel A. Martínez de Hoz (G1), y se encontró con un Village King (Campanologist) corajudo que lo dejó segundo. Tiene sed de revancha Tetaze y en su equipo esperan que ese grito contenido se desate ahora.

Claro, con un rival como Emotion Orpen de por medio, nada puede parecer fácil. Héroe del Gran Premio Dardo Rocha (G1) platense en 2020, ganó esta misma competencia hace 12 meses y ahora vuelve para defender su título. Se lo vio por última vez en diciembre cuando fue meritorio quinto en el Gran Premio Carlos Pellegrini (G1) y no puede haber más que ilusiones en su retorno a la tierra, la superficie que lleva en el alma.

Tetaze y Emotion Orpen acaparan la atención en la previa, pero la nómina incluye otros caballos buenos, corredores, capaces de aprovechar al máximo cualquier ventaja que dejen abierta los más creídos, tal el caso de Endomondo (Endorsement), de muy  buena conquista reciente en el Clásico Verano; la incógnita alrededor del alazán es su adaptación a los 2 kilómetros.

Robertito Pellegatta cree grande en Special Dubai (E Dubai), y le sobran razones. Escolta del anterior en el Verano, fue también segundo de Emotion Orpen en el Rocha y luego en el Clausura (G2), en ambos casos en el Bosque. ¿Vale o no la pena ilusionarse?

El perdedor Pepe Joy (Fortify) y Leal Blues (Le Blues) terminan de darle forma a un Clásico Otoño que se las trae y que será el punto central de una tarde de carreras maravillosa en el centenario Hipódromo de Palermo.