La potranca y el potrillo ganaron con solvencia sobre 1200 metros de arena y ahora miden los clásicos Unzué y Luro, de marzo…

Los productos tuvieron enorme protagonismo durante la muy entretenida reunión que ofreció este viernes el Hipódromo de Palermo, y no sólo por lo sucedido en los clásicos Carlos Casares (G3) y Guillermo Kemmis (G3), que abrieron el proceso selectivo sobre la arena local, sino también por un par de competencias para perdedores y sobre 1200 metros en la cancha principal con proyección hacia los clásicos Saturnino J. Unzué (G2) y Santiago Luro (G2), los desafíos de peso que aguardan a la nueva generación en marzo próximo.

En el Premio Marquesa Key, para las “chicas”, lo de Emperadora (foto) fue sumamente interesante. Haciendo su debut, la hija de Il Campione demolió de punta a punta a sus rivales, mostrándose veloz para asumir rápido el liderazgo y llegadora para que su victoria jamás estuviera en aprietos. Conducida por Juan Cruz Villagra, la zaina del Stud G & G fue perseguida durante la mayor parte del desarrollo por Sin Fronteras (Cosmic Trigger), que arriba se cansó y permitió que Obia (Star Runner) le quitara el lugar de escolta por 1 1/2 cuerpo, aunque a 3 largos de la vencedora, cuyo tiempo fue de destacadísimos 1m8s51/100.

Preparada por Guillermo Frenkel Santillán, la zaina fue criada en el Haras El Paraíso y tiene por madre a la placé clásica Asediada Emper (Emperor Jones), que ya había producido a Santos Halo, precoz y múltiple arrimador en pruebas de grupo en La Plata, todos en la misma familia materna del G1 As de Pik (Lode) y del notable Aspero Wells (Poliglote).

Un rato más tarde, entre los potrillos, Lito Amigo tampoco encontró mayores escollos para abrir su campaña con un éxito en el Premio Clara Danger. Del Stud Tinta Roja y con Angel Piana como “compositor”, el hijo de John F Kennedy vino siempre al son de la banda, se afirmó adelante al pisar la recta y se desprendió poco a poco hasta llegar a la meta con 2 cuerpos de diferencia sobre Land of Gold (Galicado) tras 1m10s1/100, marca bastante más lenta con respecto a la que empleó Emperadora.

Miguel Angel Omar Sosa fue el encargado de guiar con habilidad al potrillo criado por el Haras Renacer y que es la primera cría de Oneta (Pure Prize), en la familia de los G1 Inca Noble (Ride the Rails), Imagen de Roma (Roman Ruler), Corona del Inca (Luhuk) y el fantástico e inolvidable Fitzcarraldo (Cipayo), entre otros.