En un mano a mano formidable, el potrillo del Stud Etica se impuso en el último tramo de la Triple Corona platense

LA PLATA.- Fueron 400 metros fantásticos, de turf en su más pura esencia. Fue una recta final descomunal la que ofreció este domingo el Gran Premio Provincia de Buenos Aires (G1-2200 m, arena normal), la carrera que cerró la Triple Corona del Bosque y en la que, tras un mano a mano vibrante, el disco encontró primero a Emprestado, batiendo por media cabeza a El Informado (Il Campione), tomándose revancha de lo que había ocurrido hace algunas semanas en el Clásico Jockey Club de la Provincia de Buenos Aires (G2).

Brazos, piernas, fustas y alma y vida dejaron Eduardo Ortega Pavón y Francisco Leandro en las riendas de los dos mejores potrillos de la temporada aquí, con el paraguayo haciendo valer toda su potencia sobre el zaino del Stud Etica, que, por supuesto, colaboró con su corazón para jugarse entero en pos del festejo soñado.

Al hijo de Catcher In the Rye y Empress Style (Sunray Spirit) que se crió en el Haras Abolengo no le había ido del todo bien en sus intentos de animar el proceso selectivo en Palermo, pero cuando desembarcó en la ciudad de las diagonales todo cambió. De la mano también de su madurez y de las distancias más largas, primero ganó el José Pedro Ramírez (G3) para luego ser gran protagonista en el cierre de las coronas.

Mister Allinson (Fortify) fue tercero, aunque a 8 largos del segundo, y también con amplias ventajas -6 cuerpos- sobre Across the Gulch (Catcher In The Rye), con el resto de los participantes llegando a tiro de cañón y en una marca «normal» de 2m17s72/100.

«Estábamos muy esperanzados porque el caballo había ganado bien en su primera carrera en La Plata y después en el Jockey Club el salto de los 1700 metros a los 2000 quizás le costó un poco, además de que el desarrollo no fue el que esperábamos, porque se peleó un poco con Eduardo y se desgastó. Por eso decidimos correr ahora de punta y resultó ideal, en un match espectacular con El Informado. Fue un gran trabajo de su jockey», recalcó Enrique Martín Ferro, que presentó a Emprestado en lugar de Nicolás, su hijo. Sobre su futuro, dejó en claro que si sale bien de este compromiso irá al Dardo Rocha.

Por su parte, Eduardo Ortega Pavón  -con capote de G1 el fin de semana- también ofreció su visión: «La verdad que respondió bárbaro. Peleó muchísimo y ganó una carrera muy linda, porque el otro potrillo me había dominado y arriba Emprestado volvió».

Emprestado encontró en La Plata el terreno ideal para explotar al máximo sus fuerzas. Ya es ganador de G1 y ahora puede soñar con más, quizás con cumplir el camino Rocha-Pellegrini…