La potranca salió airosa de su primer choque ante las mayores, venciendo por mínima en el Ramón Biaus (G2)

En un final que necesitó de la bandera verde para su resolución, la potranca Carteame pudo más que la favorita Joy Revolucionaria (Fortify) y se quedó con el Clásico Ramón Biaus (G2-2200 m, arena pesada), prueba central de la jornada de lunes en el Hipódromo Argentino de Palermo.

Previamente cuarta como favorita en el Gran Premio Selección de Potrancas (G1) de La Plata, la hija de Equal Stripes salió más que bien parada de su primer enfrentamiento con las fondistas mayores, dando la razón a la creencia de su gente sobre que más metros, mejor para ella.

Esta vez Eduardo Ortega Pavón le dio una conducción algo más paciente a la reservada del Haras Abolengo, dejándola lejos de lo que hacían adelante alternándose French Beach (Treasure Beach) y Heart to Heart (Not for Sale), esta última perjudicada por un incidente con su montura al promediar el desarrollo y que impidió que José da Silva, su jockey, pudiera graduar mejor sus energías.

Ya en el derecho, French Beach se cortó en ganancia, con Carteame avanzando por la mitad de la cancha y Joy Revolucionaria haciéndolo por dentro, donde el terreno se encontraba más complicado, pero sin perder un metro, dejando la baranda por los 500 metros.

De los 200 metros al disco las tres yeguas empezaron a pelear, quedando de los 100 a la meta Carteame y Joy Revolucionaria jugándose a fondo, con el cabeceo como protagonista. Fue ventaja mínima el fallo del photochart en favor de la pupila de Nicolás Martín Ferro, con French Beach en tercero a dos largos, todo tras 2m18s74/100.

Propia hermana de la campeona Care Lady, Carteame tiene por madre a Care For (Pure Prize), hermana materna de la clásica Caferana (Sunray Spirit) en una familia que desarrolló el desaparecido Haras La Colina en su momento y que luego continuó apoyando Abolengo a partir de la compra de la clásica Carleata (Careafolie), que produjo en la cabaña de los Menditeguy al G1 Cocho (Sunray Spirit).