El hijo de Vástago Salvaje hizo pesar su nivel para imponerse por 7 cuerpos sobre Kennedy Back, en la arena pesada

En una carrera sin equivalencias, Camus Superior hizo pesar toda su categoría y se quedó con la versión inaugural del Clásico Fondistas Provinciales (2000 m), para caballos de 3 años y más edad que hayan corrido las pruebas importantes oficiales de distancia en el interior del país y hayan clasificado en los puestos más altos del marcador, y que fue trasladada a la pista de arena, pesada, por supuesto.

“Made in Córdoba”, el hijo de Vástago Salvaje no ha hecho más que dar pasos hacia adelante desde que quedó bajo la preparación de Roberto Pellegatta y Juan Saldivia en Palermo. También héroe en el último Especial Provincias Unidas, había daado espectáculo en una condicional porteña, para más tarde quedar cuarto de Jazz Seiver (Super Saver) en el Clásico Porteño (G3), tras perseguir a Menino do Río (Fortify), luego vencedor en el Gran Premio 25 de Mayo (G1).

Con semejante experiencia, el alazán no encontró ningún inconveniente para superar a los 12 rivales que le salieron al cruce, viniendo siempre con andar sobrador y haciéndose fuerte abierto al pisar el derecho, cruzando la meta con 7 cuerpos de ventaja sobre el mendocino Kennedy Back (John F Kennedy). A medio pescuezo, Estruendoso Dubai (E Dubai) completó el podio, todo tras la muy buena marca de 2m3s83/100.

Criado por el Haras La Pasión y defendiendo los colores del Stud Chemeco, Camus Superior llevó en sus riendas a Juan Carlos Noriega, que hacía abría su doblete jerárquico, que se completaría con el éxito de Menino do Río en la prueba patria.

En Coraza Mística (Easing Along), una hermana de la G2 Codiciable (Parade Marshal) y que ya había producido al dos veces ganador de listado Cappello (Manipulator), Camus Superior hizo su trabajo y se llevó sin mayor esfuerzo los 4 millones de pesos disponibles en premio.

Ahora, da la sensación, Camus Superior tiene un lindo camino por recorrer en las principales pruebas de la distancia, ya habiendo demostrado que es capaz de rendir de igual forma sobre la arena o el césped. Seguramente, por delante tendrá en alguna oportunidad la revancha con Menino do Río y los referentes de la división, en la que no pasará desapercibido.