El potrillo, que había sido cuarto de Weiba en su debut, se impuso por 8 cuerpos sobre el césped y ya piensa en los clásicos

La anulación del Clásico Fallow dejó la jornada del domingo en el Hipódromo de San Isidro sin prueba central, por lo que fueron 14 turnos condicionales los que hubieron a disposición, produciendo una recaudación 37.321.125 pesos, más que aceptable para el día de la semana en que, generalmente, menos se apuesta, dado que muchas de las ya pocas bocas de captación disponibles se encuentran cerradas.

Así las cosas, el Premio Lady Prank, sobre 1200 metros y para potrillos de 2 años perdedores ocupó el centro de la escena, con un ganador brillante en Holi Rimout, que “agrandó” todavía más la línea de Weiba (Portal del Alto), del que había terminado cuarto debutando en Palermo a 22 cuerpos. Saltando 200 metros en la distancia y en la grama sobre la que nunca había competido, el hijo de Remote y Bouclette Holiday (Harlan’s Holiday) ofreció una interesantísima demostración, superando un inconveniente en la suelta y alcanzando una victoria promisoria, que lo convierte en uno de los nombres a tener en cuenta de aquí en adelante.

Conducido por Martín Valle, el zaino preparado por Marcelo Blanco para el Stud El Chesco Viejo y nacido en el Haras Firmamento siguió los pasos del puntero Le Mall (Le Blues), dominó a poco de ingresar en la recta final y se separó con facilidad del grupo hasta llegar al disco con 8 cuerpos de ventaja sobre el debutante London Boy (Greenspring), que por idéntico margen dejó tercero a Cravings for Beer (Lenovo), todo tras 1m11s52/100 sobre cancha pesada.

La genética ayuda como para pensar que Holi Rimout podrá seguir creciendo en el tiro con idéntica eficacia, un dato no menor pensando en el Clásico Raúl y Raúl E. Chevalier (G2), que en algunas semanas abrirá sobre 1400 metros el proceso selectivo grande para los machos jóvenes en el Hipódromo de San Isidro.

Para la caballeriza El Chescho Viejo y Marcelo Blanco la de Holi Rimout no fue la única alegría de la tarde, ya que, un rato antes, Quiet Man pudo por fin alcanzar la primera victoria de su campaña después de arrimar en varios clásicos y grandes premios. Por Campanologist y Qué Delicia (Pine Bluff), y de la cría de Santa María de Araras. Pese a tener una mala partida, el gran favorito no encontró mayor oposición en los 8 rivales que le salieron al cruce llegando a la meta con 10 cuerpos de ventaja sobre TM Adolfo (Master of Hounds), sin necesidad de que Francisco Leandro dibujara una faena excepcional. Para remarcar fue el tiempo de 2m1s41/100 que demoró el ganador en recorrer la distancia, por el estado del terreno y porque no se esforzó al máximo.

La jornada incluyó también algunas pruebas para 3 años, como las tres divisiones del Premio Worden, disputadas sobre 1100 metros y en la arena pues, como es costumbre, muchas de las competencias fueron trasladadas de pista.

En el primero de esos pases Freeling dio la gran sorpresa mejorando con respecto a su quinto inicial para postergar por pescuezo y 3/4 de cuerpo a Serenity (Orpen) y Ambar Black (Angiolo) tras 1m4s19/100, en buena gestión del jockey William Pereyra. La hija de Flesh for Fantasy y Feeling Free (Equal Stripes), nacida en El Turf, alegró a toda la gente del Stud Rey de Corazones.

Un rato más tarde, en el segundo de los pases, la historia resultó algo más sencilla con el éxito de Pin y Pon (Señor Candy y Rashuela, por Giant’s Causeway. Haras de La Pomme), que en su sexta salida alcanzó el ansiado ascenso. En su caso, fueron 2 los cuerpos que lo separaron de Chechu Ride (Cosmic Trigger) al traspasar la meta.

En el cierre del Premio Worden, la tercera fue la vencida para Doña Bugra (Storm Embrujado y My Fair Ashton, por Sky Mesa, Cuestión de Fe SA.), que por 12 cuerpos se adelantó a Doña Paila (Seek Again), en estupendos 1m3s32/100.