Si Grantland e Ideocrática no son prudentes adelante, la hija de Ghostzapper puede pasar de largo y sumar su décimo segunda victoria

LA PLATA.- Desde que se incorporó a la fiesta del Gran Premio Dardo Rocha (G1), el Clásico Marcos Levalle (G2-1600 m, arena) ha sido una atracción interesante cada 19 de noviembre, con ejemplares de calidad buscando su suculenta recompensa, que en 2020 será de 500.000 pesos para la ganadora. Reservado para yeguas desde los 3 años, la carrera es otra vez prometedora, con presencias como las de La Javiera (Ghostzapper), Grantland (Violence) e Ideocrática (Remote) que anticipan un desarrollo para no perderse detalle, y un final abierto.

Las dos últimas gustan de correr en la delantera a como de lugar, y de allí que ese “plan” pueda derivar en que la atropellada de la reservada de Las Raíces vuelva a transformarse en imparable, sin olvidar el detalle de que actuará en una pista que le encanta.

La Javiera logró 6 de sus 11 victorias aquí, la más cercana a fines del mes último, cuando tapó cerquita de la meta en el Clásico Jockey Club de Rosario (G3), sobre 2000 metros. Esta será su primera gestión en la milla desde que llegó segunda a 5 cuerpos de Bamb Harlan (Harlan’s Holiday) en esta misma competencia hace 12 meses, pero quizás sea, junto con los 1800 metros, la distancia que mejor le cae.

La vistosa Grantland salvó más de un año de inactividad quedándose de punta a punta con el Handicap Star and Stripes sobre el césped de Palermo y parece lista para empezar a pagar con resultados todas las ilusiones que generó temprano.

Aquí se topará con una Ideocrática que la peleará al frente -sin contar que por allí pueden también andar Bella del Bosco (El Bosco) y Donna Gaia (Don Valiente…- y que viene de una contundente conquista en el Handicap Haras San Benito, ocasión en la que postergó por 2 1/2 cuerpos a la gradual Royal Vision (Pollard’s Vision). Una carrera apasionante.