Tras una gran campaña en Río Cuarto, la yegua cordobesa pudo con los machos en Palermo

Después de seis años otra yegua logró quedarse con el tradicional Especial Provincias Unidas de Palermo por sobre los machos. Desde Monona Al (Sly) en 2012 que no se daba, claro, hasta que el último sábado Lágrimas de Sal se despachó con una gestión sobresaliente para quedarse con la carrera emblema para los ejemplares con actuación en el interior del país que se corre en los máximos, esta vez, dotada con 300.000 pesos de premio y un bono extra de 150.000.

La hija de Violence y Limón y Sal (Easing Along) radicada en Villa María y a cargo del ex jockey Facundo Ortíz fue imparable cuando en el codo empezó a cobrar notoriedad, dominando por los 400 metros y batiendo en la meta por dos cuerpos al tucumano Arnoldo (Angiolo), con Tweeny Point (Cima de Triomphe) llegando tercero a otros 3 largos.

Con victorias en la Polla de Potrancas de Río Cuarto y en el fuerte Clásico Aniversario, en la misma pista cordobesa, Lágrimas de Sal respondió a pleno a lo que se esperaba de ella, y tiene un terreno interesante como para seguir desarrollando su campaña aquí y buscar ser protagonista como antes lo consiguieron Radio Call (Bahiaro) y Fermaglio (Aptitude), entre otros.

Facundo Quinteros estuvo perfecto en la conducción de la defensora del Stud Arroyo Cabral y que se crió en el Haras El Arroyo, por cuenta de Agustín Reale. Lágrimas de Sal llegó para quedarse. El futuro está en sus manos.