El jockey fue el más ganador de la semana en el hipódromo de Río de Janeiro, y atraviesa por un gran momento

RÍO DE JANEIRO, Brasil (Especial para Turf Diario).- Ya pasó los 58 años, pero para Jorge Ricardo Gávea es sinónimo de lucimiento. El jockey récord del turf mundial está imparable, y disfruta de una actualidad con visitas asiduas al círculo de los ganadores. Al doblete que sumó el último domingo en el hipódromo de esta ciudad, sumó dos nuevas victorias en la tarde de martes, llevando su total de discos a 13.009 y siendo el piloto más ganador del período.

La primera de las alegrías para el astro carioca llegó en la sexta competencia, donde condujo con su efectividad acostumbrada al seis años Egmont (Inexplicable), que se impuso por terminantes seis cuerpos sobre Pinar Negro (La Furia Negra) en una prueba condicional para vencedores múltiples y que se resolvió sobre 1200 metros en la cancha interna de arena liviana.

Un ratito más tarde, el jockey volvería a cruzar adelante el disco, pero ahora con Tricolore Cat (Discreet Cat), de 5 años, y que por 3 3/4 largos doblegó a Le Parc (Cape Town), en otra competencia común, pero ahora sobre 1500 metros, en la arena.

Jorge Ricardo cada vez está más afirmado en el circuito carioca en este regreso para darle un cierre a su formidable campaña. Tiene previsto despedirse en los próximos meses, incluso, viajando a la Argentina para la fiesta del Gran Premio Carlos Pellegrini pero, mientras tanto, ganar es una costumbre que lo sigue acompañando…