Las autoridades debieron acatar una decisión del Gobierno que prohibió los espectáculos deportivos, aún aquellos desarrollados a puertas cerradas

Irlanda se suma a la lista de países que suspendió su actividad hípica a raíz del brote de Covid-19 que tienen en jaque al mundo. Después de correr desde el viernes a puertas cerradas, los hipódromos debieron hacer caso a una directiva del Gobierno y que prohibió la realización de cualquier evento deportivo. Unas horas antes había sido Inglaterra la que dejó de correr, con fecha mínima de regreso para el 1 de mayo con el mejor de los optimismos… David Marnane, entrenador con base en County Tipperary, comentó: “Estamos todos en esto y sólo debemos hacer lo mejor que podamos. Es devastador, pero es para todos en el país. Debemos atravesar este mal momento y llegar al otro lado, demore lo que demore”.

Irlanda no tiene una hípica propia tan fuerte como la inglesa o la francesa, pero sí es eje central en materia de cría de caballos de carrera en Europa, con las grandes potencias allí establecidas. Parece haber un camino común para el turf y del que nadie escapa.