Después de dos flojas performances, el campeón argentino correrá allí sobre 2800 metros el Thoroughbred Aftercare Alliance Stakes (G2)

Alguna vez conocido como Breeders’ Cup Marathon, el Thoroughbred Aftercare Alliance Stakes (G2-2600 m, arena, US$ 200.000 de bolsa) del viernes próximo en Keeneland, contará con presencia argentina. La carrera que forma parte del día de apertura de la Breeders’ Cup tendrá 14 ejemplares en sus partidores, y entre ellos se cuenta nada más y nada menos que Miriñaque, el tordillo que fue Caballo del Año de 2019.

No le ha ido para nada bien hasta ahora en su periplo por el norte al hijo de Hurricane Cat y Langostura (Honour and Glory), que primero sintió el rigor de la falta de aclimatación y de sus rivales en el Pacific Classic (G1) de Del Mar, para luego fallar por completo cuando hace tres semanas fue octavo y anteúltimo en el Hagyard Fayette Stakes (G2).

Se supo que un problema físico previo lo limitó en esta última prueba, y que incluso habría sangrado en carrera, de allí su pálida gestión. Por eso asombra un tanto este nuevo intento con tanta cercanía y en una distancia tan exigente. No por nada el caballo que volverá a ser presentado por María Cristina Muñoz es outsider de 50-1 en el morning-line.

Para la entrenadora y el Stud Parque Patricios será la segunda incursión en el ex Marathon, ya que en 2013, en Santa Anita Park, participaron con Ever Rider, otro tordillo, que buscando repetir la hazaña previa de Calidoscopio (Luhuk) y como favorito, lamentablemente, no cruzó el disco, con Gary Stevens en sus riendas.

¿Puede revertir su actualidad Miriñaque? De un campeón siempre se puede esperar lo mejor, más allá de las dudas que generan aquellos trastornos físicos. Otra vez con Gerardo Corrales en sus riendas, y largada 9 de por medio, realizó dos partidas de 1000 metros desde el Fayette, primero suave en 1m4s80/100 y luego ya con más exigencia recorriendo la distancia en breves 1m60/100.

La carrera, por supuesto, tiene sus dificultades, como cualquier turno de grado aquí, aunque es una distancia donde, generalmente, los caballos estadounidenses no son fuertes. El candidato de la mayoría es Ry’s the Guy (Distorted Humor), al cuidado de Ian Wilkes y que acaba de imponerse en el Champions Day Marathon Overnight Stakes – Presented by The Thoroughbred Aftercare Alliance (L), disputado en Churchill Downs y que fue preparatorio para el turno que nos ocupa.

El exitoso Steven Asmussen confía en Tenfold (Curlin), entre cuyos títulos aparecen el Jim Dandy Stakes (G2) y el Pimlico Special (G3), carrera en la que acaba de terminar cuarto al intentar defender su título. 

En parecida línea aparece Cupid’s Claws (Kitten’s Joy), californiano que tuvo el mejor de los estrenos en el terreno mejor rentado al quedarse con la Tokyo City Cup (G3) de Santa Anita Park a fines de septiembre, demostrando interesantes condiciones de galopador.

No les van en zaga a los anteriores Danny California (Afleet Alex), cuya serie de tres triunfos consecutivos se coronó en el Miner’s Mark Stakes (L) de Belmont Park, donde finalizó segundo You’re to Blame (Distorted Humor). Brendan Walsh se ilusiona con Plus Que Parfait (Point of Entry), el ganador del UAE Derby (G2) de los Emiratos Arabes Unidos en 2019 y que viene de un buen tercero en el Charles Town Classic Stakes (G2).