El potrillo de Don Florentino mantuvo su invicto y ahora apunta al Clásico Estrellas Junior Sprint (G3); Graciela Calderón se lució entre las jockettas; Pop Romano ganó el Especial Copa UTTA

SAN FRANCISCO, Córdoba.- Hay varios hipódromos en el interior que post pandemia comenzaron un camino distinto, el de encontrar en la oficialidad, la seriedad y los reglamentos una forma de vida, con la aspiración de darle calidad a sus carreras, de ganarse la confianza de propietarios, profesionales y apostadores. Y por allí transita el Jockey Club local, embarcado en una etapa de cambios que poco a poco lo va sumando al circuito grande, con inexorable destino de disco.

Con inversiones visibles, el Oscar C. Boero disfrutó este domingo de una tarde estupenda de carreras, que tuvo en el Clásico Estrellas Cordobesas de San Francisco, pautado sobre 1000 metros y con un premio de 1.000.000 de pesos al ganador y una bolsa total de $ 1.600.000, organizado en conjunto con la Fundación Equina Argentina y tercera escala del Campeonato Estrellas Federal, que se lanzó esta temporada.

Más fuerte que nadie gritaron José Luis, Luis, Lucas y Luciano Grimaldi con la muy sólida tarea del invicto Take That, que le dividió la cancha a sus rivales y ahora será preparado para correr el Clásico Estrellas Sprint (G3), a fines de junio. Hijo del generoso Qué Vida Buena y Take It (Mt. Livermore), que por 2 cuerpos superó a Soy Humorista (Humor Acido) en excelentes 58s para el kilómetro de arena.

Historia curiosa la del zaino de Don Florentino que es preparad por César Peralta y llevó en sus riendas a Guillermo Torres, pues fue devuelto tras la tradicional venta de la cabaña al detectársele un inconveniente físico, con la particularidad de que sus compradores se llevaron luego al tordillo Galán de Moda (Qué Vida Buena), que este mismo domingo mantuvo su invicto volviendo a deslumbrar sobre 800 metros en el Premio Federación Argentina de Jockey Clubes e Hipódromos. La buena fe, recompensó a las dos partes.

La fecha en San Francisco tuvo otro punto de interés con la segunda etapa del Desafío Interprovincial de Jockettas, prueba oficial para caballos desde los 5 años perdedores y que sólo contó con 2 participantes, pues Paspartou (Russian Blue) no corrió y Pay Track (Treasure Beach) debió ser retirado de los partidores al desompensarse Camila Magallanes, que estaba designada para conducirlo. Así, en el match, Graciela Calderón se dio el gusto de vencer con Tyr (Byte), que hizo galope largo ante House of Cards (Lingote de Oro), que llevó en sus riendas a Victoria Florindo.

Por último, el otro pase fuerte fue el Especial Copa UTTA (1000 m, no oficial), que vio vencer fácilmente a Pop Romano (Roman Ruler), con el eficiente Néstor Fernández en su silla y el eterno Abel Crucci en su preparación.

Pasó otra jornada fuerte en San Francisco, que continúa su cruzada por crecer, afianzarse y llegar a un lugar preponderante a nivel nacional.