Se define esta tarde el certámen para productos, con 800 metros de recorrido y por un premio bajo de $ 1.500.000

LA PLATA.- Hace unos días el Stud Tinta Roja y el preparador Angel Piana se quedaron con la final del Clásico Precoces para potrancas con Una Bataclana. El equipo sueña con repetir el plato esta tarde en la versión para machos del tradicional torneo para dos años, con Mago Beto como carta, como aquella, hijo de Dabster.

El alazán dejó una muy agradable impresión cuando debutó ganándole por 1 1/2 cuerpo a Copado Seahenge (Seahenge) en una de las clasificatorias del certámen, y se aguarda que, salvado el trauma del estreno, de un poquito más todavía.

Miguel O. Sosa estará en las riendas de Mago Beto, que aquí se topará con Amor del Bueno (Angiolo), que se quedó con la otra de las carreras iniciales, en su caso, derrotando por 4 cuerpos a Coni Seattle (Seattle Fitz) en 46s80/100, tiempo más de un segundo más lento respecto de los 45s49/100 que estableció el candidato.

Se sabe que en materia de ejemplares jóvenes los saltos suelen ser grandes -Una Bataclana ganó entre las chicas como perdedora…-, y por eso habrá que ver cuánto es capaz de mejorar Copado Seahenge, que dejó la sensación de que el tiempo le dará una mano grande en su desarrollo.

Conni Sea, el otro escolta en las clasificatorias, aspira a atravesar por una situación similar al del anterior, mientras que Bearnes (Todo Un Amiguito) y Mr Hulk (In the Dark) fueron terceros en sus respectivos estrenos y deberán mejorar bastante si la idea es terciar en la definición.

El otro punto es saber qué ejemplares terminarán saliendo a la cancha pues, como se recordará, entre las potrancas el clásico alternativo (para aquellas que no figuraron en las clasificatorias) contó con apenas 3 participantes y mayoría de bajas.

El Clásico Precoces tendrá un premio bajísimo de 1.500.000 pesos, unas monedas más que una competencia para perdeedores, e, históricamente, el gran atractivo de este tipo de competencias fue dotarlos de bolsas atractivas.

Si ese punto se pierde de vista, inexorablemente quedarán por el camino, porque crecerá el desinterés y no valdrá la pena apurar un producto. En La Plata tendrán que reveer el Clásico Precoces, si la idea es mantenerlo…