Al cabo de un programa que sufrió una larga demora por un problema técnico, ganaron los handicaps Manantial y Practicante, respectivamente

El turf argentino anda a los tumbos, y los problemas están a la orden del día. Tras la suspensión de la jornada del sábado último en La Plata por el (eterno) estado calamitoso de la pista, este lunes en el Hipódromo de Palermo se sumó un problema de índole técnico y que provocó un gran demora, aunque, por suerte, se pudo continuar con la jornada y no pasó como hace unos meses, cuando el programa se canceló por algo similar.

Al cabo de una fecha en la que Jorge Ricardo se reencontró con la victoria en nuestro país -y que es comentado en esta misma edición-, Lemoro y Tsunami Key resultaron las grandes figuras quedándose con los handicaps Manantial (1000 m) y Practicante (1400 m), las dos pruebas principales y que se resolvieron sobre cancha de arena normal.

Para el velocista, que cargó 69 kilos, fue volver al triunfo después del paso en falso que había dado en el Handicap Resuello de fines de marzo sobre la arena de San Isidro. Con firmeza, y animando el desarrollo desde temprano, se adueñó de la situación en los 250 metros finales y terminó derrotando a Catchasyoucan (Catcher In the Rye, 55 1/2) por 4 cuerpos en una marca estupenda de 53s83/100.

Francisco Leandro estuvo en las riendas del caballo preparado por José L. Morales y que defiende los intereses del Stud D.A.J.E. y que en el lapso apenas inferior a los 11 meses consiguió nada menos que 9 triunfos.

En el Practicante, Tsunami Key (57 1/2) le puso fin a una racha de arrimes fuertes en la categoría atropellando abierto en la recta final para batir por medio cuerpo al favorito El Islandés (Il Campione, 59), que también cargó con potencia, deteniendo el reloj en 1m21s58/100. A 1 1/2 cuerpo Dom Mario (Storm Embrujado, 54) fue terceero y Negador Serial (Violence, 53) completó la cuatrifecta a la cincha.

Preparado por Eduardo Accosano para la caballeriza MDP, Tsunami Key fue conducido por Iván Monasterolo y nació en el Haras El Alfalfar, allí donde Key Deputy, padre del zaino, se convirtió en un padrillo de alto vuelo.

Lemoro y Tsunami Key le pusieron ritmo a la última jornada de Palermo antes de la gran fiesta del República Argentina.