Otra vez en los 1200 metros sureños, el hijo de Cosmic Trigger hizo un stand up para quedarse con el Especial Alejandro Korn

LA PLATA.- No hay lugar en el mundo donde Rudy Trigger se sienta más cómodo que en los 1200 metros del Bosque. Allí, en la pista y distancia donde se hizo famoso, el caballo del Stud Parque Patricios sumó otro triunfo de los importantes, quedándose este domingo con el Especial Alejandro Korn.

Tras probar suerte sin demasiada fortuna en la milla de césped de Palermo, el hijo de Cosmic Trigger volvió a su hábitat natural para dejar en claro que está vivito y coleando y que será el nombre a vencer cuando el 19 de noviembre próximo vaya por el double-event en el Clásico Ciudad de La Plata (G2), que ya ganó en 2021.

Invicto en las 12 cuadras sureñas, con récord de 3 en 3, bajo escala de peso por edad el zaino preparado por María Muñoz no tuvo ni para empezar con los rivales que le salieron al cruce, a los que aventajaba claramente en materia de antecedentes, ganándoles con mucha facilidad y con solvencia.

No le importó demasiado al gran favorito que Guepardo Stai (Tetelestai) y Tan Brujo (Storm Embrujado) intentaran ponerlo en aprietos temprano, porque cuando llegó la recta Francisco Leandro apretó el botón y Rudy Trigger respondió como casi siempre, rematando con potencia. En el disco, fueron 6 los cuerpos que lo separaron del mencionado Tan Brujo, de valiente actuación, con Decretado (Treasure Beach) completando la trifecta al anca, todo tras 1m10s48/100.

Cría de Marovi SA. (Haras Juan Antonio), y con la estadounidense Wynchase (Dixie Union) como madre, el hermano materno del bueno de Tiempo Argentino (Exchange Rate) redondeó su quinta conquista en 9 salidas, la tercera por encima del nivel común, y llevó sus ganancias hasta los 6.069.260, sin olvidar algunos dólares que se trajo de su experiencia por Arabia Saudita y los Emiratos Arabes Unidos.

Rudy Trigger regresó a la velocidad del Bosque y al triunfo y se proyectó firme hacia el Ciudad de La Plata. Quizás haya todavía alguna parada previa antes de defender el título en aquella carrera, que, dicho sea de paso, se viene armando con muchos candidatos importantes, como para ir esperándola con los brazos abiertos y llenos de expectativas.