En su primera salida sobre una milla, el hijo de Filoso Emperor se quedó con un apasionante Clásico América (G2)

Otra vez los milleros ofrecieron un espectáculo singular, vibrante, apasionante. Como hace un mes en el Horacio Bustillo (G2), el Clásico América (G2-1600 m, césped) exhibió una paridad llamativa en el cierre, con 4 caballos cruzando el disco separados por un margen total de apenas medio cuerpo.

Esta vez, las palmas, las fotos, las copas y los 550.000 pesos que había en juego quedaron para Joy Filoso, que for fin encontró en el terreno gradual ese triunfo que se le había negado en un par de ocasiones, más allá de que ya había podido destacarse en el plano de las pruebas listadas, como en su gestión precedente, cuando se benefició con el distanciamiento de Expressive Smart (Expressive Halo) en el Asociación Argentina de Fomento Equino.

En la primera actuación de su productiva campaña sobre una milla, el hijo de ese muy buen sprinter que fue Filoso Emperor encontró premio a su tesón quebrando en el disco a Te Lactagogo (Sidney’s Candy) por medio pescuezo, con el puntero El Consorte (Grand Reward) y A Celebration (Archipenko), que venía de imponerse en el mencionado Bustillo, empatando la tercera colocación, un pescuezo más atrás. Lionel Hutz (Hauswagen), el otro de los participantes, cerró la marcha a sin apreciación, aunque pronto podrá pasar a buscar por tesorería un cheque de 71.500 pesos…

Como se esperaba, El Consorte trató de aprovechar al frente la falta de paso que se observaba en la previa. Entre Joy Filoso y Te Lactagogo lo apretaron al partir, pero Lautaro Balmaceda logró zafar y el gran favorito asumió el liderazgo. Luis Va con Joy Filoso fue a seguirlo y más atrás quedaron Te Lactagogo y A Celebration.

El ritmo era lento sobre una cancha brava, húmeda o algo más, con el reloj marcando 27s45/100 para los 400 metros iniciales y 50s91/100 para los 800. Todo venía saliendo a pedir de boca para El Consorte, pero los problemas empezaron a aparecer en el derecho. Atacaron sus tres rivales y el líder intentó resistir, pero, por tercera línea, Joy Filoso fue el que más potencia tuvo en el cierre para prevalecer en la misma sentencia, luego de que Vai lo estimulara más de 30 veces en ese tramo con la fusta, un dato a tener en cuenta a futuro, cuando se limite el uso del látigo como en Europa, situación que llegará al turf nacional más tarde que temprano.

En Joy Joy (El Sembrador), y de la cría particular de Sergio Carlos Rossi, Joy Filoso resolvió la historia al cabo de 1m39s27/100, dándole uno de los triunfos más importantes de su carrera al preparador Héctor Carretto. Con un récord de 7 primeros en 27 salidas, y la particularidad de que en apenas 4 ocasiones quedó fuera del marcador rentado, el zaino superó la barrera de los 2 millones de pesos en premios.

A la espera del regreso de Nicholas (Equal Stripes) y Pure Nelson (Mount Nelson), los milleros dan espectáculos soberbios y alternan el liderazgo del momento. El público agradecido por tanta generosidad competitiva.