La hija de Cosmic Trigger llegó a su séptima victoria seguida este sábado en los 2200 metros del Gran Premio Gilberto Lerena (G1)

El espiral ascendente en la campaña de Belleza de Arteaga encontró su punto máximo este sábado sobre el césped del Hipódromo Argentino de Palermo, quedándose con el Gran Premio Gilberto Lerena (G1) y tomando la punta en el Campeonato de Oro para yeguas.

Siempre con el estilo de correr de menor a mayor y hacerse fuerte en la recta, la alazana del Stud Chos Malal hilvanó su séptima victoria consecutiva, manteniendo su invicto desde que es preparada por Roberto Pellegatta y Juan Saldivia.

Ciertamente que le cambió la vida el desembarco al stud que mezcla la experiencia de Pelle y la juventud de Juan, dando un salto exponencial en su nivel, de la mano del vareo del equipo, arrancando en la media distancia y rindiendo bárbaro con el correr de los metros.

En una carrera donde Ohlala Andrea (Il Campione) y Cardiática (Treasure Beach) lucharon adelante para desaparecer totalmente frente a las tribunas, no sin antes tomar la primera curva muy abiertas ante los problema de la primera de ellas para doblar, William Pereyra fue arrimando a la gran favorita en la curva y por el centro, como para evitar problemas luego.

Una vez en el derecho, poco tardó en dominar la hija de Cosmic Trigger y Bunny Sand (Footstepsinthesand), que mantuvo el paso como es costumbre para anular cualquier posibilidaad de atropellada. Más adentro, Ballado’s Beach (Treasure Beach) fue la que más consiguió arrimarse, quedando como escolta a 2 cuerpos y con cabeza y pescuezo de ventaja sobre Dona Bimore (Catcher In the Rye) y Suspira Limeña (City Banker), que completaron la trifecta, todo tras de 2m10s48/100, un nuevo récord, bajando el tiempo más veloz histórico y que estaba en poder de French Beach (Treasure Beach) desde el 9 de diciembre de 2018, con 2m10s88/100.

De la cría del Haras Juan Antonio, Belleza de Arteaga viene luciéndose en la grama, pero bien cabe hacer notar que su racha arrancó con 3 triunfos en la arena, como para pensar que cuando llegue el momento del Gran Premio Criadores (G1), el 1 de mayo, tendrá con qué seguir dando batalla, sobre todo porque allí deberá medirse con Super Shiner (Super Saver), vencedora por una cuadra en el Bullrich (G2).

A Belleza de Arteaga le cayó de perillas la pausa que se le dio después de ganar a principios de febrero el Clásico Juan Shaw (G2), en San Isidro, y mostró que sigue sin tener techo a la vista. Sin dudas, es una de las grandes aspirantes al cetro de una división competitiva y que se va rearmando luego de varios retiros y ventas que la diezmaron al finalizar la temporada anterior.