La Cámara de la Industria Nacional Equina dio a conocer un proyecto donde se pide una reducción en el IVA para el SPC e impositiva en general

La coyuntura del momento mantiene un alto grado de preocupación entre aquellos relacionados a los caballos y a sus diferentes actividades. De allí que la Cámara de la Industria Nacional Equina (CAMINE) haya presentado un plan de reactivación  que contempla ayudas impositivas para los diversos actores de cada disciplina.

La entidad acepta que la medida de suspender todos los espectáculos, presentaciones y deportes que tienen como nexo el caballo fue una decisión acertada por parte de la Argentina para proteger la salud pública y liberar los recursos médicos, así como también que la misma fue acatada en su totalidad por todas las áreas que nuclea CAMINE.

Sin embargo, menciona el proyecto, “luego de varios días de cuarentena vemos que muchas de las actividades que forman parte de la industria se ven perjudicados por el cese de la acción”. Luego, suma: “Creemos que, gracias al modo en que se lleva adelante todo lo relacionado con lo ecuestre, en espacios grandes y al aire libre, podemos, elaborando políticas sanitarias adecuadas y junto con el Estado nacional, cumplir con los requisitos de salud para poder volver a la actividad de forma seguro”.

Entre los objetivos del proyecto están “Coordinar un plan coherente articulado entre el Estado nacional y la CAMINE que tenga ciento por ciento de acatación por parte de los actores de la industria equina; reducir mediante dicho plan y sus medidas el impacto de la crisis económica producida por la pandemia dando mayor estabilidad al sector equino; apoyar a las personas que trabajan y administran el riesgo de salud pública; cuidar la salud y el bienestar de los caballos y garantizar las medidas de seguridad obligatorias; y aprovechar las herramientas teconológicas disponibles para aumentar el alcance y generar contenido para los medios de comunicación.

CAMINE asume en el proyecto varios compromisos y contempla una serie de ayudas impositivas y laborales, para así disminuir los perjuicios generados por el cese de las actividades ecuestres.

El escrito se apoya en una serie de herramientas, tales como:

1) Asegurar de manera conjunta que se encuentre instaurado un programa de protocolos de salud.

2) Comprometer a personas del gobierno y a los ministerios para que representen los intereses de la hípica, asegurando que los mismos se encuentren debidamente considerados.

3) Debido a la cuarentena obligatoria y a la prohibición de circular, hemos tenido inconvenientes en la disponibilidad de mano de obra temporaria y permanente. Es porque trabajamos con seres vivos, que precisan de cuidados y de atención permanente para preservar las condiciones de bienestar animal que nuestra organización promulga, que pedimos se tenga en cuenta otorgar un permiso provisional durante la cuarentena obligatoria que permita la circulación y habilite a seguir asistiendo a los lugares de trabajo al personal que , en este momento, no está autorizado a hacerlo. Además, para facilitar las tareas administrativas, solicitamos que toda la mano de obra relacionada con el equino esté contemplada dentro de UATRE, específicamente, petiseros de polo y la Federación Ecuestre, sustituyendo a UTEDIC por la recién citada UATRE.

4) Volver y presentar nuevamente todas las motivaciones y pedir por la exención de impuestos de alcance nacional a la primera venta en todas las razas caballares y, para facilitar el transcurso de esta crisis que afecta a todos por igual, incluir al turf.

5) Analizar la posibilidad de obtener beneficios impositivos a inversiones extranjeras.

6) Flexibilixar como promoción del trabajo en la cuida y la cría con gente joven y primer trabajo (reducir cargas sociales, etc.).

7) Poder deducir gastos del caballo en la mantención, doma, cuida, del impuesto a las ganancias, ya que creemos que esta medida ayudaría a blanquear una actividad que, hoy día, tiene un alto porcentaje de informalidad.

8) Pedir la apertura de líneas de crédito por la vía del Ministerio de Agroindustria con tasas accesibles y tiempo de gracia para poder cumplir con el pago de salarios y/o mantener activa la cadena productiva.

9) Hacemos hincapié nuevamente en la necesidad de autorizar las exposiciones y remates al aire libre con los protocolos correspondientes y ejecutando el plan propuesto anteriormente ya que, debido a la cuarentena se perdió la temporada de ventas que se realiza en el período otoño/primavera. Hay que tener en cuenta que los animales tienen su período de venta y que en muchos casos van relacionados con la edad.

El plan de CAMINE contempla muchos aspectos interesantes y para el caballo de carrera en general, que, de progresar y ser aceptados, pueden dar una mano para que la actividad supere con el menor sufrimiento posible este momento difícil.