El hijo de Galileo batió por la cabeza al favorito en el inicio del Ebor Festival, en York, Inglaterra

YORK, Inglaterra (Especial para Turf Diario).- El Ebor Festival de York suele proporcionar algunos de los momentos memorables de cada temporada en el viejo continente. Y da la sensación de que la edición 2019 del tradicional mitin no será la excepción. Por lo pronto, mientras se aguarda por las presencias de la inigualable Enable (Nathaniel) y del campeón Stradivarius (Sea the Stars), el Juddmonte International Stakes (G1-2000 m, césped) ofreció este miércoles un espectáculo maravilloso.

En un final para poner en un cuadrito, el tres años Japan sacó pasaje hacia el Prix de l’Arc de Triomphe (G1) batiendo al durísimo Crystal Ocean (Sea the Stars), el número uno del ranking mundial que lleva adelante la Federación de Autoridades Hípicas (increíblemente…).

Fue una batalla épica entre ambos de los 200 metros al disco, con el triunfo cambiando de manos en un par de ocasiones pero finalmente cayendo del lado del crédito de Coolmore, un hijo de Galileo y Shastye, por Danehill y que, por supuesto, prepara Aidan O’Brien.

El potrillo que venía de imponerse en el Juddmonte Grand Prix de Paris (G1), en Francia, llegó a 3 triunfos consecutivos postergando por la cabeza a su adversario, que trabajó desde temprano para limar las energías del puntero Circus Maximus (Galileo), otra de las cartas de Ballydoyle. A un largo, Elarqam (Frankel) fue tercero, 3/4 de cuerpo delante de King of Comedy (Kingman), que no tuvo la mejor de las partidas.

“Ha mejorado desde el día uno. Es el tipo de caballos que nunca va a ganar por amplia ventaja, pero se relaja para hacer lo que tiene que hacer. Creo que ha sido la mejor actuación de un tres años para lo que va de la temporada”, contó O’Brien sobre Japan, a lo que Ryan Moore, su jockey, agregó: “Tiene un notable temperamento. No ha dejado de crecer desde su triunfo en el Dante Stakes. Fue una batalla muy dura con Crystal Ocean, pero lo pudimos lograr”.

Japan se quedó con una batalla en York y Crystal Ocean con las ganas. Fue una carrera sensacional y que, a la hora del balance, estará más que seguro entre las mejores de 2019.