En The Curragh, el hijo de Adlerflug superó por pescuezo y pescuezo a High Definition y State of Rest; Lord North quedó cuarto

COUNTY KILDARE, Irlanda (Especial para Turf Diario).- En una carrera formidable, de las mejores que haya disfrutado hasta ahora en 2022 el turf europeo, el bueno de Alenquer llegó este domingo en The Curragh al primer gran triunfo de su campaña. En una muestra de tenacidad envidiable, el hijo de Adlerflug alcanzó prácticamente en el disco al puntero High Definition (Galileo) para vencerlo por el pescuezo y llevarse la Tattersalls Gold Cup (G1-2100 m, césped, 400.000 euros en premios), con State of Rest (Starspangledbanner) en tercero a la misma diferencia y Lord North (Dubawi) llegando en cuarto a 1 1/4 cuerpo.

Volviendo al ruedo luego de terminar sexto a sólo 1 1/2 cuerpo del campeon japonés Shahryar (Deep Impact) en el Dubai Sheema Classic (G1) de Meydan, en Emiratos Arabes Unidos, el caballo preparado por William Haggas y que llevó a Tom Marquand en sus riendas, había tenido la última temporada varias labores que anticipaban su llegada a los primeros planos, como vencer en el King Edward VII Stakes (G2) de Royal Ascot, llegar tercero de Hurricane Lane (Frankel) en el Grand Prix de Paris (G1) o escoltar al mismísimo Mishriff (Make Believe) en el Juddmonte International Stakes (G1) de York. Ya con 4 años, Alenquer demuestra pertenecer con absoluto merecimiento al grupo de los mejores ejemplares adultos europeos, con un panorama bien amplio por delante.

“En el palo de los 400 metros estaba más preocupado por Lord North que por High Definition, pero en el final puso todo su esfuerzo para superarlo. Es un gran premio para su entrenador y todo el equipo de trabajo, porque no es un caballo fácil. En Dubai habíamos tenido un par de excusas como para tener en cuenta, y por eso no estuvo más cerca”, contó Marquand.

“La verdad es que Tom le dio una gran conducción, porque lo conoce muy bien; es muy duro de vencer; cuando más se le pide, el más da. Siempre ha sido un buen caballo, pero nos va sorprendiendo cada día más. Ganó la milla y media en Ascot en año último, pero su mejor rendimiento lo alcanza en los 2000 metros. Después de semejante triunfo, esperamos lo mejor”, explicó Maureen Haggas, esposa de William.