Después de un regreso poco alentador en el césped, volvió a la arena y ganó por varios cuerpos en el viernes de Palermo; otra vez los clásicos están en su horizonte

Fue cortita la reunión del viernes en Palermo, pero dejó bastante tela para cortar. Por ejemplo, que la recaudación trepó hasta muy buenos 18.375.776 pesos, con un promedio superior a los 2 millones por turno, cifras que alientan a la economía del turf y que hacen pensar que cuando se habiliten los nuevos y más modernos medios por los cuales apostar el cariz de la actualidad hípica podría ser bien distinto, mucho más positivo. Esperanzador.

Números al margen, en la pista también se observó un buen número de actuaciones de proyección, al margen del triunfo de Pura Diabla (Endorsement) en el Handicap Empeñosa. Por ejemplo, en el inicio mismo de la tarde, en el Premio Humorada Negra (2000 m, arena), para todo caballo de 4 años con una o dos victorias a cuestas,  se rehabilitó por completo Enfermizo Paradiso, el mismo que en 2019 había sido segundo en los clásico Coronel Miguel F. Martínez (G2) y Eduardo Casey (G2) antes de fallar en el Gran Premio Nacional (G1).

El hijo de Fragotero y Sos Muy Joven (Brancusi) había volado bajo reprisando sobre el césped local, pero en la arena, y ya sin la inactividad de por medio, la historia tomó carriles bien diferentes. Conducido por Wilson Moreyra, el reservado de Picabuey vino siempre adelante, pero desde los 1400 metros y hasta el promediar el derecho fue hostigado por Light Blue Fantasy (Flesh for Fantasy); fue allí cuando el crédito de Roberto Gutiérrez quedó otra vez sólo al frente para empezar a estirar ventajas que en la meta serían de 6 cuerpos sobre Lobista (Campanologist), que por idéntico margen dejó tercero a Light Blue Fantasy, todo tras 2m2s clavados.

Da la sensación de que los clásicos vuelven a esperar a Enfermizo Paradiso, un terreno que ya conoce bien y donde, a la corta o a la larga, va a terminar logrando esa victoria que ya merece.

También los 3 años tuvieron actividad variada en el centro sobre el final de la semana. El juego para los productos lo abrieron los machos, que se midieron en la milla de césped dándole forma al Premio Duty. Allí, en su octava salida, pudo por fin conseguir su primer éxito Lord Rosellion, dominando fácil dede los 500 metros para ganarle finalmente por 2 1/2 largos a Fango Negro (Sidney’s Candy).

Rodrigo Blanco estuvo tan efectivo como siempre en las riendas el defensor del Stud Gran Muñeca y que afila todas las mañanas Carlos D. Etchechoury. Criado por el Haras El Paraíso, es la octava cría en “cruzar” del freshman sire Le Blues.

También en la recta tuvieron acción los potrillos, con los dos turnos del Premio Partícula. En el primero de ellos otra vez se lució el jockey Rodrigo Blanco, ahora para asociarse con el primer festejo de Aspirado (Aspire), que corriendo de menor a mayor dio cuenta por 1 1/2 cuerpo de Ten Dreams (Remote) en aceptables 56s83/100.

La división, en tanto, la dominó Abrazame Song, que por la cabeza pudo torcer el brazo de Deliz Key (Key Deputy), tras una lucha mano a mano en la cuadra final. Bien Facundo Coria con el pupilo de María F. Alvarez y Wálter Suárez, la séptima cría en vencer de otro de los padrillos nuevos: Alcindor (Unbridled’s Song), con casa en El Alfalfar.