El potrillo del Winchell Thoroughbreds se impuso en el Louisiana Derby y ratificó todo lo bueno que venía mostrando

NEW ORLEANS, Louisiana (Especial para Turf Diario).- El camino hacia el Kentucky Derby (G1) tuvo este sábado en Fair Grounds una parada siempre importante como el Twinspires.com Louisiana Derby (G2-1900 m, arena, US$ 1.000.000 de bolsa). Ratificando todo lo bueno que había mostrado hace algunas semanas cuando se llevó el Lecomte Stakes (G3), Epicenter se mostró igual de sólido para repetir y seguir apoyando con resultados sus aspiraciones hacia el inicio de la Triple Corona.

Para la Argentina y Sudamérica hay un dato importante, pues el hijo de Not This Time tiene por abuelo materno al crack Candy Ride, que no sólo se destaca por sí mismo en la reproducción, sino a través de sus hijos e hijas, que brillan seguido en el máximo plano.

Del Winchell Thoroughbreds y al cuidado de Steven Asmussen, Epicenter tuvo en Joel Rosario a un jockey seguro de lo que tenía que hacer, que lo preservó junto a los palos durante gran parte del recorrido mientras Zozos (Munnings) marcaba el camino. Sólo en la última curva el gran favorito tomó la mitad de la pista, y bastó que acelerara un poquito para dominar, echar hacia adentro y separarse, cruzando la meta parando y con 2 1/2 cuerpos de ventaja sobre el líder, mientras Pioneer of Medina (Pioneerof the Nile) llegaba tercero a otros 2 largos, todo tras 1m54s38/100.

También titular del Gun Runner Stakes (L), en esta misma pista, Epicenter volvió a la cima del ránking de puntos que clasifica a los 3 años hacia el Kentucky Derby, mejorando su récord a 4 primeros en 6 salidas y llevando sus ganancias hasta los 1.010.639 dólares.

La madre de Epicenter es Silent Candy, que supo ganar el Hatoof Stakes (L), llegar segunda en el Lady Canterbury Stakes (L) y tercera en el Pucker Up Stakes (G3), dándose en el potrillo nuevamente el comprobado nick de “algo” de Candy Ride con la línea de Storm Cat.