Su brillante triunfo en el Travers Stakes (G1) del sábado último en Saratoga lo ubica al tope de la división

SARATOGA SPRINGS, New York (Especial para Turf Diario).- Toda la expectativa que había generado en la previa el trascendente Runhappy Travers Stakes (G1-2000 m, arena, US$ 1.250.000 en premios) encontró un correlato perfecto en la estupenda victoria que alcanzó Epicenter, nieto del crack argentino Candy Ride y que marca la pauta entre los 3 años que compiten en los Estados Unidos.

Hijo de Not This Time (Giant’s Causeway), no hizo más que confirmar el pensamiento general, al cabo de una campaña de regularidad máxima y en la que la consagración no llegó ante por esas cosas que pasan en las carreras. Venía de una gran conquista en el Jim Dandy Stakes (G2), y ahora ratificó la sensación general batiendo por terminantes 5 1/4 cuerpos al doble G1 Cyberknife, hijo de Gun Runner, por lo tanto, otro nieto de Candy Ride…

Con Joel Rosario en sus riendas, el zaino del Winchell Thoroughbreds al que prepara Steven Asmussen se mantuvo siempre por dentro mientras Cyberknife marcaba el camino con ritmo sólido. En la última curva el puntero intentó disparar, pero rápido Epicenter estuvo a su lado, para ir dominando paulatinamente por el centro de la pista en el derecho, separándose con mucha facilidad, estableciendo un tiempo de 2m72/100.

Al hocico, Zandon (Upstart) quedó tercero, con el pescuezo de diferencia sobre Rich Strike (Keen Ice), el ganador del Kentucky Derby (G1) y que recuperó su imagen después de su pobre labor en el Belmont Stakes (G1).

Ante 49.672 espectadores, la cifra más alta desde la versión de 2015, cuando Keen Ice (Curlin) le ganó a American Pharoah (Pioneerof the Nile), Epicenter le dio su primera victoria en el Travers Stakes tanto a Joel Rosario cuanto a Steven Asmussen.

Escolta en el Kentucky Derby (G1) y en el Preakness Stakes (G1), Epicenter logró su ansiado primer éxito de G1, sobre el que Asmussen contó: “Fue muy gratificante. Llegábamos con mucha confianza, como nos había pasado con el Derby, y fue muy dominante ante un grupo de rivales muy bueno. No sabíamos qué potrillo iba a ir a la delantera y si el ritmo nos iba a beneficiar, pero Joel manejó la situación muy bien. Remató fuerte en los siempre exigentes 2000 metros”.

El camino de Epicenter marca una cita ineludible para noviembre en Keeneland: el Breeders’ Cup Classic (G1)…