El caballo japonés tiene 129 puntos, 4 por encima del australiano Golden Sixty; obviamente, no hay sudamericanos en los puestos más importantes del ordenamiento

El nuevo corte del Longines World’s Best Racehorse Rankings no mostró cambios sustanciales al tope, con el japonés Equinox (Kitasan Black) como firme líder con 129 puntos y el ascenso destacado hasta la tercera posición del neocelandés Lucky Sweynesse (Sweynesse), subiendo de 123 a 124 unidades para pasar a compartir el tercer lugar con el también nipón Titleholder (Duramente). Segundo, con 124, aparece el australiano Golden Sixty (Medaglia D’Oro).

Con base en Hong Kong, Lucky Sweynesse está imparable en 2023, habiendo vencido en cada una de sus 5 salidas hasta el momento y en un raid que incluyó conquistas en el Queen’s Silver Jubilee Cup (G1), Centenary Sprint Cup (G1), Sprint Cup (G2) y en el Chinese Club Challenge Cup (G3). Castrado, viene de quedarse con el Chairman’s Sprint Prize (G1), en Sha Tin, confirmando su posición como el mejor velocista allí.

Hubo otras modificaciones importantes con la llegada de la temporada grande europea y de varias carreras importantes en Japón y en los Estados Unidos, aunque ninguna capaz de tener influencia en los puestos más altos de la tabla.

Por ejemplo, tras quedarse con el Kentucky Derby (G1) en Churchill Downs, el potrillo Mage (Good Magic) mereció un puntaje de 119, lo mismo que recibieron Chaldean (Frankel) al ganar las QIPCO 2000 Guineas (G1) de Newmarket; Cody’s Wish (Curlin) el Churchill Downs Stakes (G1), también en el norte; el japonés Justin Palace (Deep Impact) con su conquista en el Tenno Sho Spring (G1); y Hurricane Lane (Frankel) después de reencontrarse con la victoria al imponerse en el Jockey Club Stakes (G2) de Newmarket.

Un quinteto de caballos llegaron a los 120 puntos en las últimas semanas, comenzando por el australiano Giga Kick (Scissor Kick), que subió desde 119 tras llevarse el Schweppes All Aged Stakes (G1). También el francés Iresine (Manduro) alcanzó aquella puntuación gentileza de su gran actuación en el Prix Ganay (G1), mientras que Mutasaabeq (Invincible Spirit) también llegó a ese rating tras conquistar el bet365 Mile Stakes (G2).

En Japón, Sol Oriens (Kitasan Black) logró 120 merced a su éxito por 1 1/4 cuerpo en el Satsuki Sho (G1), las 2000 Guineas locales, y en Estados Unidos Up to the Mark (Not This Time) también saltó hasta ese puntaje  con su clara victoria por 3 1/2 largos en el Old Forester Turf Classic Stakes (G1) de Churchill Downs, durante la jornada del Kentucky Derby.

Como casi siempre, los sudamericanos brillan por su ausencia en los puestos superiores (abarcan hasta las 119 unidades), con el ejemplo de Miriñaque (Hurricane Cat), que luego de ganar 4 carreras de G1 al cabo de sus últimas 6 salidas todavía tiene un rating de 116 puntos.

Realmente ya no se sabe qué tiene que hace run caballo radicado en esta parte del mundo para merecer consideración. Mes a mes se observan ejemplares de Hong Kong o Nueva Zelanda con puntajes mucho más altos, compitiendo siempre contra los mismos rivales y sin salir a competir al exterior; y cuando lo hicieron, generalmente, volvieron a casa con malos resultados.

El próximo informe del Longines World’s Best Racehorse Rankings que elabora la Federación Internacional de Autoridades Hípicas será publicado el 8 de junio, y quizás si el crack Miriñaque gana el Gran Premio 25 de Mayo se le aplique un misericordioso 117… Casi de lástima, o como una falta de respeto más al caballo sudamericano…