Fue décimo quinto a poco más de 10 cuerpos en El Dorado Classic (G3), este domingo en Singapur

Muy cuesta arriba se le está haciendo a ese notable caballo argentino que fue Eragón recuperar la forma que lo llevó bien arriba en la media distancia nacional. Tras aquella loca actuación en la Pegasus World Cup (G1) de Gulfstream Park y un paso sin luces por los Emiratos Arabes Unidos, ahora el hijo de Offlee Wild busca ese volver a vivir complicado en Singapur, donde en la mañana nuestra del domingo fue de la partida en El Dorado Classic (G3), corrido sobre 2000 metros y en el césped de Kranji.

Con Barend Vorster en sus riendas, el zaino criado en el Haras Avourneen no tuvo nada de protagonismo, corriendo en la zaga desde el inicio, haciendo el intento de avanzar en la curva final y quedando en el fondo del pelotón en el derecho hasta rematar décimo quinto y anteúltimo a 10 1/4 cuerpos del australiano King Louis (Medaglia D’Oro).

Eragón venía de una gestión aceptable previa, pero el regreso al plano gradual no le cayó nada bien. Quizás haya que aguardar que en una categoría inferior tome algún tipo de confianza, aunque ya corrió tanta agua bajo el puente que las esperanzas de verlo brillar otra vez, lentamente se van apagando.