La hija de Il Campione sacó la cara por la yunta del Stud JCV y se impuso de punta a punta; Ambar Rose terminó apenas sexta

LA PLATA.- Ambar Rose sucumbió ante los 62 kilos que debió cargar, pero apareció Escobilla para salvarle las papas del fuego, sacar la cara por el equipo del Stud JCV y el entrenador Humberto Benesperi y quedarse con el Especial Haras Santa María de Araras (1400 m, arena húmeda), la prueba central de la jornada en el domingo del Bosque.

Conducida por el aprendiz Joaquín Guida, la alazana sumó un nuevo triunfo en la semana para los hijos del Il Campione, que se quedaron con 4 de esos turnos entre lunes y domingo, en una cosecha formidable y que afirmó al padrillo en el liderazgo de la estadística.

Después de 2 victorias en lo condicional, y cargando 54 kilos, Escobilla unió ambos extremos con eficiencia, empleando veloces parciales de 23s69/100 y 46s61/100 para afirmarse en el derecho ante la doble exigencia que le plantearon Linda Gloss (In the Dark, 56) y Che Mamita (Safety Check, 54), que en ese orden terminaron escoltándola desde 1 cuerpo y medio más, todo tras 1m24s2/100.

Ambar Rose, que venía de 3 triunfos seguidos, entre ellos uno de grado, perdió su invicto de la temporada sin pena ni gloria, cruzando sexta y como la peor clasificada de la yunta de 3 de su caballeriza; el peso en este tipo de competencias suele ser concluyente.

Escobilla es la mejor cría hasta ahora de Belencia (Incurable Optimist), una hermana del G3 Polemic Buster (Housebuster) y de los ganadores clásicos Black Humour (Incurable Optimist) y Scientific (Sebi Halo), en una vieja familia de la casa.