El hijo de Interaction ratificó todo lo bueno que había hecho en su debut ganando el Clásico Pedro E. y Manuel A. Crespo (G3), en Palermo

No tenía demasiada claridad hasta ahora el inicipiente proceso selectivo para los machos de 2 años en las principales pistas argentinas. Pero, quizás, a partir de la victoria que alcanzó Eshebo este viernes en el Clásico Pedro E. y Manuel A. Crespo (G3-1400 m, arena) del Hipódromo Argentino de Palermo la cuestión empiece a tomar un poco más de cuerpo.

Ratificando todo lo bueno que había hecho en su debut,  hace un mes, el hijo del generoso Interaction y Forty Editora (Roar) dio más señales positivas, exhibiendo porte de caballo serio, y dejando la sensación de que lo mejor de su parte está por venir.

El zaino que corre para el Stud Haras Cachagua volvió a mostrar lo mejor de su repertorio en la recta final, avanzando bien abierto con ritmo parejo para cortar el vuelo del valiente puntero Sentimiento Key (Key Deputy) a 150 metros del disco, desprendiéndose de allí en adelante para sacarle 2 1/2 cuerpos de ventaja y terminar la historia al cabo de 1m24s22/100, un tiempo que no dice mucho pero con el que habrá que tener el atenuante de una cancha brava. A 1 1/2 largo más, Overlord (Endorsement) cedió su invicto pero ganó en concepto, mientras que Special Dubai (E Dubai), Thomas Call (Angiolo), Illuminer (Hurricane Cat) y Most Gero (Most Improved) completaron el marcador.

Gran favorito (pagó $ 1,95), Eshebo sacó chapa de candidato hacia el primer desafío para la camada: el Gran Premio Montevideo (G1), por correrse sobre 1500 metros en la misma arena porteña durante la gran jornada que se viene el 1 de mayo. Para el caballo que se crió en las praderas del Haras Chenaut será otro reto para seguir confirmando las buenas vibras que lo rodean desde la tarde en que apareció por primera vez en los programas.

Diego H. Mitagstein