La decisión la adoptó el Jockey Club y comenzará a regir para los reproductores nacidos desde 2020

MANHATTAN, New York (Especial para Turf Diario).- Lo que hasta hace poco tiempo parecía sólo un pensamiento perdido, hoy encontró un correlato oficial: el Jockey Club de los Estados Unidos informó que finalmente adoptó la regla por la cual se limitará el número de yeguas madre que los padrillos podrán  servir en una temporada. Ese tope será de 140, aunque empezará a correr sólo para los reproductores que nazcan a partir de 2020.

El objetivo de la nueva normativa será el de preservar la salud de los caballos de carrera en la cría en el largo plazo y la enmienda a los reglamentos se realizó hoy. Las mismas indican que “Basado en la información de los reportes de yeguas servidas el Jockey Club enviará a los propietarios, arrendatarios o agentes autorizados de cada padrillo y Servicio Certificado (Stallion Service Certificate, SSC) para cada reproductora que incluirá el nombre del padrillo, de la yegua, de la madre y del abuelo, además de la fecha de última cobertura.

“El total de madres por padrillo cuyo año de nacimiento sea 2020 o posterior no podrá exceder las 140 por año calendario en los Estados Unidos, Canadá y Puerto Rico. El Jockey Club limitará el número de SSC para cada reproductor a un máximo de 40.

“Cuando el propietario, arrendatario o agente autorizado de cada padrillo reciba el SSC preimpreso, deberá ser examinado, firmado por el propietario, arrendatario o agente autorizado y reenviado al criador del potrillo o ingresado en el Jockey Club mediante el Registro interactivo. El SSC será requerido para anotar una cría y, además, no será aprobado hasta que el reporte de yeguas madre servidas sea publicado en los archivos del Jockey Club y hasta que el examen genético o de ADN no esté completo”.

Seguramente los comentarios al respecto de la decisión no tardarán en llegar, con una porción de los criadores, propietarios y fanáticos satisfechos y otro grupo manifestando que la decisión adoptada por el Jockey Club intercede en los derechos sobre la propiedad privada y limita los negocios que pueden gestarse a partir de un padrillo tan buscado por el mercado como para cubrir más de 140 yeguas en una misma temporada.

Al respecto, debe aclararse que sólo una pequeña porción de reproductores aparecen en los registros con semejante cantidad de saltos.