La cabaña pampeana ofrecerá un destacado lote de productos 2021 y 2022, hijos de padrillos reconocidos, en 10 cuotas y sin comisión

Ya todos saben que en abril hay una cita imposible de eludir en Miguel Riglos, el pequeño pueblo pampeano donde funciona el Haras Masama, con Silvia Schonholz y Marcos Alfonso, su hijo, buscando sacar campeones de sus campos siguiendo los designios familiares y haciendo desde hace años una inversión importante en genética. Este sábado se vivirá allí otra fiesta grande con el noveno Gran Remate Anual de la cabaña, que incluirá 28 productos de 2 años12 destetes (algunos de ellos ofreciéndose el 50 por ciento de su propiedad.

“Siempre pensamos en que nos acompeñen todos nuestros amigos y que la gente vuelva contenta. Venderemos en 10 cuotas en pesos pese a la situación del país, porque creemos que debemos respetar a todos quienes siempre nos acompañan desde hace tanto tiempo, incluso con clientes que han adquirido al menos una pieza en cada una de las subastas anteriores. No hay comisión y hasta junio la caballada puede quedarse sin cargo en el haras, así todos pueden armar tranquilos el transporte y hacia donde los llevarán. Tenemos buenos potrillos, con yeguas que llegaron de otros haras, con familias maternas de La Quebrada, de Firmamento, de La Biznaga, las más reconocidas, con pedigrees fuertes y actuales. Armamos con el tiempo un lindo plantel y ahora sus crías empiezan a llegar masivamente al ring”, cuenta Marcos, entusiasmado con la subasta.

En el repaso del catálogo, entre los productos 2021, se encuentran hijos de Grand Reward (Storm Cat), Endorsement (Distorted Humor), Seahenge (Scat Daddy), Lucky Island (Lucky Roberto) y Nashville Texan (Forestry) y Malenchini (Lizard Island), los dos padrillos de Masama.

Con madres hijas de Mutakddim (Seeking the Gold), Luhuk (Forty Niner), Easing Along (Storm Cat), Roy (Fappiano), Bernstein (Storm Cat), Honour and Glory (Relaunch) o Exchange Rate (Danzig), Masama ofrece un lote de productos de genéticas reconocibles a simple vista.

La cita será este sábado, con un almuerzo previsto para las 12 horas y la venta comenzando alrededor de las 15 horas. Productos para la corta, la media o la larga distancia, y destetes para despuntar la cría aguardan en Miguel Riglos.