Propiedad de Godolphin, ganó el último fin de semana el Oaks Trial Fillies Stakes (L) en Lingfield y la gran carrera aparece como una opción, aunque deberá ser suplementada

Hubo un momento, hace penas unos años, que el Sheikh Mohammed adquirió varias excelentes yeguas argentinas para su Godolphin/Darley, la operación gigante que se reparte en los más importantes puntos hípicos del planeta. Una de ellas fue Express Way, que supo lanzar al estrellato al Haras Avourneen en nuestro país y que dio excelentes resultados en el exterior, con el dato más fresco el último fin de semana, cuando su nieta Eternal Hope (Teófilo), portando la chaquetilla azul real, se impuso en el Fitzdares Oaks Trial Fillies Stakes (L-2400 m, pista sintética) de Lingfield, y quizás tenga su oportunidad de correr el Epsom Oaks (G1).

Sin campaña de 2 años, fue tercera debutando el 13 de febrero sobre 1900 metros en Wolverhampton, para, 12 días más tarde, alcanzar su primer triunfo en Chelmsford, sobre 2000 metros. De allí saltó a los clásicos con el mejor de los resultados, pues derrotó con solvencia y por 1 3/4 cuerpo a Be Happy (Camelot), de Coolmore, ya en el tiro del Oaks.

Cuenta Charlie Appleby, entrenador de Eternal Hope, y que luego daría doblete para Godolphin con el éxito de Military Order (Frankel) en el Fitzdares Lingfield Derby Trial Stakes (L-2400 m, sintética): “Ya tenía experiencia en este tipo de pistas sintéticas y lo supo manejar a la perfección. Me gustó lo que hizo, pero para saber qué clase de potranca tenemos, vamos a tener que esperar. En términos de pagar el suplemento para que corra el Oaks, dejamos pasar el Pretty Polly (L) de Newmarket por las condiciones de la pista, por lo que es algo sobre lo que tenemos la mirada puesta. Todo indicaría que deberíamos ir al Ribblesdale Stakes (G2) de Royal Ascot con ella, pero no estoy diciendo que no podríamos optar por pagar y correr. Seguiremos con las Oaks en el radar.

Eternal Hope es la segunda y única cría ganadora de Voice of Truth (Dubawi), ni más ni menos que una hermana materna de Río de la Plata (Rahy), el campeón por nuestra Express Way que con los colores del Sheikh fue el Campeón 2 Años francés de 2007, en una campaña en la que ganó el Prix Jean-Luc Lagardere (G1), el Premio Roma (G2), el Premio Vittorio di Capua (G2), el Vintage Stakes (G2) y el Strensall Stakes (G3), además de haber sido segundo en el National Stakes (G1), en la Poule d’Essai des Poulains (G1), dos veces en el Prix du Moulin de Longchamp (G1),  en el Prix Daniel Wildenstein (G2) y en el Joel Stakes (G3); y tercero en el Prix Jean-Prat (G1), en el Sussex Stakes (G1) y en el Diomed Stakes (G3).

Por Ahmad, Express Way produjo en nuestro país a El Expresivo (Candy Stripes), que supo ganar a los 2 años el Gran Premio Raúl y Raúl E. Chevalier (G1); a Epsilon, que fue segundo en el Clásico Provincia de Buenos Aires (G2); y a Elfy (Equalize), ganadora en San Isidro y vientre de  Elekta (Violence), placé clásica.

La yegua es hermana materna de Express Time (Shy Tom), su “reemplazante” en Avourneen y que en los campos de Rauch produjo al G1 Etagón (Offlee Wild) y al G2 El Atlántico (Stormy Atlantic), entre otros destacados corredores.

Nacida en 1993 y criada por Vacación, Express Way no fue precisamente un prodigio en las pistas, consiguiendo un tercero en apenas 3 salidas, pero sí brilló y brilla en la reproducción, ahora con una Eternal Hope que ganó bárbaro en Lingfield y con la que existe la ilusión de correr nada menos que el Epsom Oaks. Si no lo hace, será en el Ribblesdale de Royal Ascot, y cualquiera de las dos opciones es un motivo de orgullo para la hípica sudamericana y argentina en especial.