La yegua del Stud Tradición sumó su cuarto impacto en apenas 5 salidas y mostró condiciones para soñar en grande

Eran como 25 en la foto. Raúl Berteros estaba tan seguro del triunfo de su yegua Evangel Seiver que viajó desde Santa Fe con gran parte de su familia. Hijos, nietos, amigos, socios, todos se abrazaron fuerte cuando la prometedora velocista cruzó adelante con varios cuerpos de ventaja el disco de la décima carrera, el Premio White Chapel, por casualidad, una yegua que el propietario y criador tiene entre sus yeguas madre del Haras Tradición.

Tenía razón Raúl con tanta fe, empujado por el entusiasmo de Franco y Gustavo Scarpello, encargados de poner a punto a la hija de Super Saver, retrasada en su desarrollo por una lesión en la rodilla que sufrió la tarde que debutó ganando por una cuadra en la misma recta porteña que venció ahora, a los 2 años.

Con Brian Enrique en sus riendas, y tras una partida que la dejó un largo atrás, Evangel Seiver se recuperó y de los 300 metros al disco fue un tren sin frenos, desprendiéndose con facilidad hasta sacarle 5 cuerpos a Más Por Ti (Full Mast), estableciendo un tiempazo de 56s80/100, uno de los mejores de la tarde sobre una cancha bravona.

Criada por el Haras Firmamento, el cambio de ritmo de Evangel Seiver es llamativo, el mismo que no había podido mostrar cuando a principios de diciembre cedió su condición de invicta escoltando a la experimentada Anguila de Coral (Santillano) en el Clásico General Güemes (G3), en la arena pesada.

“Corrió medio seguido después de ganar, y quizás eso no la ayudó a dar lo mejor que puede. Ahora estaba descansada y volvió a ser la de siempre. Tiene corazón y velocidad”, resumió Gustavo Scarpello tras el triunfo de su yegua, de esos que dan lugar a soñar lejos.

La fecha porteña tuvo otro turno fuerte en lo condicional con el Premio Wounded Lip, que abriendo el día midió caballos de 2 años titulares de 2 victorias y sobre 1400 metros en la arena. En un final bravo, pudo más Kavac (Cityscape y Black Ice, por Pure Prize, Haras La Providencia), que por el pescuezo doblegó a Fuego Valyrio (Santillano) en 1m22s45/100, una marca notable. Eduardo Ortega Pavón sobresalió en las riendas del caballo del Stud Ximena presentado por Miguel A. Gómez pero que es preparado por Guillermo Frenkel Santillán.

En materia de apuestas, fue otra fecha productiva, con el juego llegando hasta los 236.591.927 pesos, con un promedio por carrera de 15.772.795.