Sobre una cancha que no se pone bien ni siquiera en primavera y con lluvias, la hija de Il Campione se impuso en el Handicap Orpen

Después de un par de arrimes alentadores, Ever Chasing consiguió pisar fuerte y alcanzar su primer éxito importante. Fue en el apagado lunes de Palermo, sobre el césped, quedándose con el Handicap Orpen (1600 m), la prueba más importante de una reunión a la que si hubo algo que le faltó fue calidad.

Portando intermedios 55 kilos, y con el aprendiz César Romagnoli en sus riendas, la hija de Il Campione jugó sus cartas de atropellada, en una apuesta que le terminó rindiendo el mejor de los dividendos. Con Skylandia (Falling Sky, 54) corriendo al frente con firmez, la ganadora sólo avanzó en la última parte de la curva.

Una vez en el derecho, mientras la puntera quemaba sus últimos cartuchos, Ever Chasing se arrimaba y comenzaba a pelear por la parte interna con la favorita Simonne (Grand Daddy, 57 1/2), de la que se comenzó a separar por los 250 metros hasta llegar con amplias diferencias al disco.

Fueron 4 los cuerpos que arriba marcó respecto de Ni La Ven (Qué Vida Buena, 54 1/2), que por medio cuerpo dejó tercer a una agotada Simonne, todo en una marca poco creíble de 1m31s82/100. Al respecto, con todo lo que avanzó Palermo en diferentes aspectos, que el reloj siga siendo difícil de respetar, no es serio.

Criada por el Haras El Paraíso y defensora de la caballeriza Codiciado, Ever Chasing es preparada por Gabriel Verde y ahora suma 5 primeros puestos en 26 salidas, con premios por 7.462.150 pesos.

En materia genética, la heroína del lunes porteño tiene por madre a Relevance, una Bahiaro que ya produjo 3 crías ganadoras sobre igual número de hijos que corrieron y que pertenece a una de las ramas de la familia de El Sembrador (Octante), con Four Leaves (Fierabras) como punto de partida.